Otros estrenos (12 abril 2017)

Share on twitter
Share on facebook
Share on linkedin
Share on email
Share on print
Share on twitter
Share on facebook
Share on linkedin
Share on whatsapp
Share on email
Duración lectura: 1m. 43s.

Breves notas sobre algunas películas que se estrenan el 12 de abril.

Rosalie Blum

Director: Julien Rappeneau. Guion: Julien Rappeneau, Camille Jourdy. Intérpretes: Noémie Lvovsky, Kyan Khojandi, Alice Isaaz. 95 min. Jóvenes.

Vincent es un soltero en la treintena minado por una madre absorbente. Su vida es de una anomía mortal, y la soledad y el aburrimiento le incitan a espiar a Rosalie Blum, una mujer mucho mayor que él con la que coincide casualmente.

La primera película de Julien Rappeneau es una adaptación de la novela gráfica de Camille Jourdy, todo un fenómeno editorial en el cómic francés. La cinta es extremadamente fiel al texto, pero su traducción fílmica es imperfecta. Se nota que estamos ante un realizador poco experimentado al que le ha costado encajar las piezas del puzle: intriga, amor, humor, reflexión. La interpretación actoral tampoco es sobresaliente, exceptuando a Alice Isaaz.

No obstante, Rosalie Blum es de ese tipo de comedias amables con personajes torpes y románticos a la que no le falta cierto encanto. A ese mismo género pertenecía La delicadeza de David Foenkinos, también una ópera prima pero mucho más lograda que Rosalie Blum. Carmen Azpurgua.

 

Nieve negra

Director: Martin Hodara. Guion: Leonel D’Agostino, Martin Hodara. Intérpretes: Laia Costa, Ricardo Darín, Leonardo Sbaraglia, Dolores Fonzi, Andrés Herrera, Federico Luppi. 90 min. Adultos. (VX)

Leonardo Sbaraglia y Ricardo Darín protagonizan un oscuro drama familiar que esconde todas las vilezas del ser humano.

Bien dirigida e interpretada, con exitosa ambientación, el guion sin embargo recurre a una fórmula ya muy manoseada y que consiste en ir mostrando fragmentos del pasado hasta concluir el puzle, cuya imagen final se intuye desde el principio. La vieja trampa de que nada es lo que parece no está aplicada aquí con especial brillantez. Sí que sorprende el final, que ofrece sin embargo una lectura inquietante y poco halagüeña de la condición humana. Ana Sánchez de la Nieta.