Otros estrenos (11 septiembre 2015)

Share on twitter
Share on facebook
Share on linkedin
Share on email
Share on print
Share on twitter
Share on facebook
Share on linkedin
Share on whatsapp
Share on email

Breves notas sobre algunas películas que se estrenan el 11 de septiembre.

Los héroes del mal

Director: Zoe Berriatúa

Guion: Zoe Berriatúa
Intérpretes: Jorge Clemente, Beatriz Medina, Emilio Palacios.
98 min.
Adultos.
(VXD)

Tres chavales marginados hacen una especie de pacto para vivir al margen de las reglas y vengarse de sus compañeros. Lo que empieza como un juego termina en una espiral de violencia de la que no es fácil salir. No hay bien ni mal, están ellos… y el mundo como enemigo.

Con sus defectos –es algo excesiva y reiterativa, y sobra metraje–, Los héroes del mal es una producción muy solvente. La historia conecta con algunos elementos de la tragedia clásica que raramente encontramos en este tipo de películas. Los héroes del mal habla sobre todo de la libertad y de en qué podemos gastarla. Habla de la rabia, de la vulnerabilidad de no sentirse aceptado, de la venganza, del destino, de la amistad y del desengaño… Y habla con fuerza, con una exaltación que le va muy bien a un retrato adolescente y con una escritura muy por encima de la media (excepto en un par de escenas, curiosamente las de la iniciación a la violencia y al sexo, mucho más convencionales y que parecen escritas por otro). A este guion le acompañan unas magníficas interpretaciones del trío protagonista y una producción muy cuidada.

Ma Ma

Director: Julio Medem.

Guión: Julio Medem.
Intérpretes: Penélope Cruz, Luis Tosar, Asier Etxeandia, Teo Planell, Silvia Abascal, Mónica Sagrera, Àlex Brendemühl, Ciro Miró, Jon Kortajarena.
111 min.
Adultos.
(S)

En los cinco primeros minutos de Ma Ma se acumulan más desgracias de las que normalmente una persona vive en toda su vida. Una mujer abandonada por su marido y que se acaba de quedar en paro recibe un diagnóstico fatídico (tiene un cáncer de mama con mal pronóstico) y conoce a un hombre que, dos minutos después, se enterará por una llamada de teléfono que su hija y su mujer han sufrido un accidente: la niña ha muerto y la mujer está en coma.

Después de esta acumulación de dramas, empiezan a pasar cosas extrañas que en la vida real, afortunadamente, no suelen pasar así… Y así avanzan los minutos: entre el drama, el absurdo más inverosímil y un montaje torpe donde los haya que solo sirve para ampliar en el espectador el deseo de que la película, como el drama de la protagonista, termine cuanto antes.

newsletter
cabecera_aceprensa

Reciba semanalmente por correo electrónico nuestros titulares