No hay mala racha para la taquilla de Hollywood

Share on twitter
Share on facebook
Share on linkedin
Share on email
Share on print
Share on twitter
Share on facebook
Share on linkedin
Share on whatsapp
Share on email
Duración lectura: 2m. 34s.

Mientras otros sectores de la economía de California experimentan altibajos, Hollywood parece invulnerable a las malas rachas. Un informe recién publicado muestra que la industria californiana del espectáculo aumentó su volumen de negocios en un 69% y sus empleos en un 38% de 1992 a 1996.

El informe, titulado State of the Industry, se ha hecho por encargo de la Motion Picture Association, la organización del sector, interesada en destacar su aportación a la economía californiana.

Todavía la tasa de paro del Golden State (6%) es superior a la media nacional (4,6%); pero en septiembre pasado, la mitad de los nuevos empleos creados en todo el país surgieron en California. Gran parte de este impulso se debe a Hollywood, que en los años contemplados en el informe pasó de 164.000 a 226.000 asalariados, crecimiento más fuerte que el de cualquier otro sector del Estado. En el mismo periodo, su volumen de negocios aumentó de 16.300 a 27.500 millones de dólares, una subida (69%) que deja chica a la del PIB estadounidense (21%).

A la vez, la masa salarial de la industria californiana del entertainment (cine, televisión, música, multimedia, parques de atracciones…) ha crecido de modo impresionante: 62% en esos cinco años. Al final del periodo, el salario medio de sus empleados era de 53.000 dólares anuales, muy superior a la media de California (32.000 dólares) y a la de todo el país (29.000 dólares). Sin embargo, buena parte de los trabajadores del sector no son asalariados fijos, sino contratados para cada producción. En comparación con otras industrias, Hollywood da empleo más precario. Y también más duro, con jornadas de dieciséis o más horas durante los rodajes. A raíz de la muerte en accidente de un operador que se durmió al volante cuando volvía a casa después de 19 horas de trabajo, los sindicatos han reclamado que la jornada laboral se limite a un máximo de catorce horas.

De todas formas, el dominio de Hollywood se refuerza. Pese a los esfuerzos de los vecinos (Canadá, México u otros Estados del país), las producciones se concentran cada vez más en California, donde ya se ruedan el 70% de las películas y el 80% de las series para la televisión.

La fortaleza de Hollywood, en medio de las malas rachas, parece deberse a que, con crisis o sin crisis, el público no deja de ir al cine ni de ver televisión. Otros capítulos pueden sufrir recortes, pero el gasto medio por hogar en espectáculos y comunicaciones personales no ha dejado de crecer en Estados Unidos. Ahora está en 1.902 dólares anuales.

Pero los ingresos de la fábrica de sueños llegan cada vez más del extranjero. Lo normal venía siendo que una producción de Hollywood ganara el 60% del dinero en el mercado norteamericano (Canadá incluido). La tendencia actual va en sentido opuesto. Caso ejemplar es el de Titanic, que obtuvo en el exterior 1.200 millones de dólares, dos tercios de sus ingresos totales de taquilla.

newsletter
cabecera_aceprensa

Reciba semanalmente por correo electrónico nuestros titulares