Las películas norteamericanas representan dos tercios de la taquilla en la UE

Share on twitter
Share on facebook
Share on linkedin
Share on email
Share on print
Share on twitter
Share on facebook
Share on linkedin
Share on whatsapp
Share on email
Duración lectura: 2m. 48s.

El último informe de Eurostat sobre la industria del cine en Europa muestra que en 2002 la taquilla correspondiente a los 15 países de la UE se mantiene en niveles muy similares a los del año anterior, con un ligero incremento del 0,7%. El balance de la UE en esta cuestión pasa del récord de mediados de los años cincuenta (4.058 millones de espectadores) a un descenso continuado que toca fondo en 1990 (577 millones), para volver a crecer ininterrumpidamente hasta 2002, con 938 millones.

Francia confirma su posición como líder del mercado europeo, con 185,1 millones de entradas vendidas. Los espectadores subieron en Italia (2,7%) y en el Reino Unido, que ha experimentado un fuerte crecimiento del 13%, ganando 20 millones de espectadores. Pierden espectadores España (-4%) y Alemania (-8%), que pasa de 178 a 164 millones de entradas vendidas. En Europa oriental, donde 9 de los 13 países analizados perdieron asistencia, hubo un descenso del 5%. En los EE.UU. la venta de entradas ha subido un 10,2%, lo que supone el incremento anual más acusado desde 1957.

Entre 1990 y 2001 el número de pantallas de la UE ha crecido un 50% gracias a la proliferación del modelo norteamericano de cines multisalas. El promedio de 5,2 pantallas de los multicines norteamericanos sigue siendo más del doble que el europeo, que es de 2,4 pantallas. Pero en la UE (población: 378,5 millones) hay casi 25.000 salas, mientras que EE.UU., con casi cien millones menos de habitantes, cuenta 37.000.

En la producción de largometrajes, los países de la UE crecieron un 3,5% en 2001, con 625 títulos, mientras EE.UU. produjo 739, un 3% menos que en el año anterior. Las películas norteamericanas coparon el 65% de la taquilla de la UE. Los países europeos con más producción o coproducción de cine son Francia (204), España (106), Italia (103) y Alemania (83). La película europea más cara de las producidas en 2001 fue la francesa El pacto de los lobos, con un coste de 23 millones de euros.

Por lo que atañe a los precios de las entradas, las más caras del mundo son las japonesas, que cuestan 11,3 euros, seguidas de las norteamericanas (6,3 euros) y de las europeas (5,6 euros). Los países de la UE con precios más baratos son Portugal, España e Irlanda.

En 2002, según datos de ingresos hasta febrero de 2003, las películas más taquilleras en todo el mundo fueron Harry Potter y la cámara secreta (772 millones de euros), Spider-Man (752 millones), El Señor de los Anillos: Las Dos Torres (693 millones) y Star Wars: El ataque de los clones (603 millones); todas ellas norteamericanas.

En España, de las 3.770 salas existentes en 2001 se ha pasado a 4.039 en 2002. Después de un año 2001 marcado por la película Los otros, que contribuyó a elevar el número de espectadores a 146,8 millones, en 2002 la cifra ha bajado a 140,7 millones, aunque en general se mantiene la tónica creciente desde 1993. La cuota de taquilla del cine español en 2002 fue del 13,6% (85,5 millones de euros) frente al 66% (540,5 millones) del cine norteamericano. De las 20 películas más taquilleras en España el año pasado, 19 fueron producidas por los grandes estudios de Hollywood; la única excepción fue la española El otro lado de la cama, en noveno lugar. En el mercado español del vídeo de alquiler se distribuyeron 28,5 millones de copias de 3.761 títulos.

newsletter
cabecera_aceprensa

Reciba semanalmente por correo electrónico nuestros titulares