La TV norteamericana advertirá sobre los programas violentos

Share on twitter
Share on facebook
Share on linkedin
Share on email
Share on print
Share on twitter
Share on facebook
Share on linkedin
Share on whatsapp
Share on email
Duración lectura: 2m. 18s.

Las cuatro principales cadenas de televisión norteamericanas han acordado ofrecer a los padres un aviso previo a la emisión de cualquier programa cargado de violencia. Con esta medida, los canales quieren adelantarse a la posible limitación legal de programas violentos por parte del Congreso, que estudia desde hace meses dos proposiciones de ley a este respecto.

Los periódicos y revistas que publican programaciones televisivas también tendrán acceso a las advertencias de estas cadenas (CBS, ABC, NBC y Fox), de modo que los lectores podrán saber con antelación cuáles son los espectáculos hirientes.

Cada cadena decidirá según su criterio qué programas o películas irán precedidas del aviso sobre su contenido violento.

Exceptuando algunos canales por cable, la televisión norteamericana no muestra nunca un desnudo, evita las palabrotas en horas de audiencia máxima y en ocasiones oculta con un pitido las declaraciones más groseras. Pero los norteamericanos desayunan y cenan con sangre. No se trata sólo de violencia fingida, de los asesinatos y tiros de las películas. Las pantallas ofrecen también imágenes descarnadamente realistas de las operaciones policiales en combate diario contra la droga, la prostitución o el crimen.

El acuerdo entre los canales entrará en vigor el próximo mes de septiembre y concuerda con los resultados de las investigaciones científicas norteamericanas sobre los perjuicios que causa la violencia televisiva.

Ya en 1982, un informe de la Asociación nacional de Centros de Salud del país advertía que “tras diez años de investigación, la mayoría de la comunidad investigadora coincide en que la violencia a través de la pantalla conduce a un comportamiento agresivo en los niños y adolescentes que ven esos programas”.

Gracias a los avisos que incluirán próximamente las grandes cadenas, los padres podrán tomar más precauciones. Pero esta medida no es suficiente, a juicio de la Fundación para una TV Mejor, organización con sede en Boston que pretende erradicar la violencia de este medio. “El problema es que millones de niños se quedan delante de la pantalla sin supervisión de nadie, algo muy extendido porque en muchas familias trabajan los dos padres”, dice William S. Abbott, su presidente.

Las cadenas han llegado a esta solución un día antes de que altos directivos de la televisión fueran llamados a declarar ante la comisión de la Cámara de Representantes que prepara una nueva legislación. El proyecto legislativo pretende combinar un sistema de clasificación de programas con moderna tecnología que permita a los padres bloquear -antes de salir de casa- la recepción de espacios demasiado brutales.

newsletter
cabecera_aceprensa

Reciba semanalmente por correo electrónico nuestros titulares