La televisión que veremos

Share on twitter
Share on facebook
Share on linkedin
Share on email
Share on print
Share on twitter
Share on facebook
Share on linkedin
Share on whatsapp
Share on email
Duración lectura: 5m. 12s.

La televisión vive en un contexto de cruce de sistemas tecnológicos, un destino que no termina de aclararse y que se ha complicado con la crisis económica mundial. Un termómetro para verificar el estado de la cuestión es el MIPTV (Mercado Internacional de Programas de Televisión), que se celebra anualmente en Cannes, y que este año ha visto mermar el espacio destinado vendedores. Esto, unido a la comparecencia mínima de las grandes productoras de Hollywood, ha encendido la alarmas sobre cómo la crisis está influyendo en el mundo de la televisión.

Con todo, 4.000 compradores, 106 países representados y 11.500 asistentes no son cifras para menospreciar, teniendo en cuenta que en septiembre tendrá lugar el MIPCOM (Mercado Internacional de Programas y Contenidos), que es como una segunda oportunidad anual para quienes quieran vender y comprar formatos y derechos de programas audiovisuales.

Oriente mira hacia Europa

Una mayor presencia de países orientales ha despertado el interés no sólo por los productos de ficción o documentales con tonos exóticos, sino por la capacidad de algunos de ellos para ofrecer sistemas de producción y sobre todo postproducción muy competitivos. Es el caso de Singapur, que estuvo representado en el MIPTV por el ministro de Turismo. Citó productoras importantes que realizan sus trabajos de animación en Singapur. Una de ellas la firma Jim Henson -la de los famosos teleñecos-, que ahora ultima la postproducción de su nueva serie Dinosaur Train.

En el apartado de las miniseries, que son los productos televisuales más cuidados desde el punto de vista de producción, siempre ha destacado RHI, nueva identidad de la antigua Hallmark. Su línea está dentro de los productos familiares, lo que es de agradecer. Así, entre sus novedades destacaba una historia de magia y aventuras, The Color of Magic, una versión modernizada de Alicia y una no menos novedosa revisión del cuento de Peter Pan, Neverland.

De la mano de la cadena americana ABC llega V. De nuevo los extraterrestres invaden el planeta. Esta vez la serie cuenta como protagonista con Elizabeth Mitchell, que consiguió su fama con Perdidos. La serie ha sido adquirida en España por las televisiones autonómicas.

Italia hace historia

Italia siempre mira a su historia cercana y lo suele hacer con una eficacia narrativa y con un sentido de la historia ejemplares. Es el caso de algunas miniseries como Il capo dei capi, sobre el famoso mafioso Totó Riina. Las productoras italianas también aprovechan otros tipos de personajes políticos, como el industrial Enrico Mattei, muerto en un accidente en circunstancias extrañas y que ya tuvo en el cine un biopic filmado por Francesco Rosi, Ahora es Giorgio Capitani quien firma la nueva versión. La RAI, por su parte, ha presentado otro biopic: Mi casa está llena de espejos. Es la historia del sueño por llegar a ser actriz de una joven que con le tiempo alcanzaría la fama: Sofia Loren. El papel de adolescente lo encarna una actriz desconocida, mientras que la propia Loren da vida al personaje materno. La historia es melodramática y un tanto folletinesca, sin que la realización haga muchos esfuerzos por sacarla delante.

Y en esa estela de glorias del cine italiano no podía faltar un documental sobre Vittorio De Sica. Con intervenciones de Clint Eastwood, Woody Allen y Ken Loach, entre otros.

La productora Lux Vide, que también se caracteriza por productos de calidad, presentó Pompeya y un interesante retrato del Papa Pacelli, Pius XII, centrado sobre los años de la ocupación nazi de Roma.

Los formatos


En estos tiempos en que la tipología televisual aparece cada vez más confusa, más hija de la simbiosis y el sincretismo, no es malo tratar de definir los formatos. Quizás por ello el MIPTV ha abierto una sección de dedicada a ellos. Un laboratorio de ideas sobre televisión ha presentado una lista de propuestas sobre este controvertido tema. En ella comienzan por afirmar que los formatos no son conceptos o ideas sino programas puestos a prueba, que se presentan en forma de “biblia” de producción, o sea, un detallado esquema de todos los aspectos que define el producto y describe cómo funciona. Todo ello para garantizar la calidad del mismo y minimizar los riesgos, sobre todo ahora, en tiempos de crisis.

Recomienda el informe que los formatos sean fácilmente reconocibles por parte del público, para ganar la fidelidad de la audiencia. Se imponen episodios y temporadas más largas, a fin de rentabilizar la inversión. Confirman que el formato más demandado es el de fin de semana, cuando hay más audiencia y está poco definido el público ideal de cada franja.

Por último, el informe señala a las plataformas, a Internet y a la telefonía móvil como generadores de nuevos contenidos, distintos de los de la televisión convencional. Y subraya una nueva línea de actuación a la hora de desarrollar formatos, que tenga en cuenta cómo las marcas comerciales pueden entrar de lleno en la coproducción de programas, más allá del product placement.

Sobre las nuevas fórmulas que la publicidad va ensayando, hay que destacar el premio que la firma Coca Cola, en colaboración con la agencia Ogilvy, ha creado para aquella acción que atraiga más su público objetivo, los jóvenes, acercándoles a la marca por medio de historias. Esto sirve tanto para un programa de TV, una serie para Internet, una aplicación para teléfono móvil o una actividad concreta en la red social. No se trata tanto de que la marca aparezca en el programa, sino que de alguna manera se convierta en protagonista.

En este contexto hay que situar una nueva sección del MIPTV, Content 360, un concurso de formatos nuevos con destino a las mutiplataformas. Quedaron seleccionadas tres producciones españolas: Películas aumentadas, Yo quiero tener un millón de amigos y 27 av. Europa. Las dos primeras obtuvieron el oro en sus respectivas categorías.