Hollywood se embarca en una nueva era de películas en 3-D

Share on twitter
Share on facebook
Share on linkedin
Share on email
Share on print
Share on twitter
Share on facebook
Share on linkedin
Share on whatsapp
Share on email
Duración lectura: 1m. 40s.

Steven Spielberg y Peter Jackson han firmado un acuerdo para dirigir y producir una trilogía de películas en tres dimensiones (3-D) sobre Tintín, el héroe del cómic belga, para la Paramount Dream Works.
Las películas en 3-D surgieron a principios de los años 50, pero no llegaron a tener éxito. Una combinación de dificultades tecnológicas, molestias en la visión de los espectadores, que tenían que ponerse unas gafas especiales, y falta de atractivo de los films hicieron que quedaran al margen de la industria. La nueva versión de películas en 3-D exige también que el espectador se ponga unas gafas, pero ya no son como las de antes -rojas y verdes con montura de cartón-, sino negras. El sistema anterior daba dolores de cabeza y vértigo.

Para proyectar las nuevas películas en 3-D se necesita un proyector digital, lo cual limita su difusión. Por ahora, la proyección digital está instalada solo en 2.300 salas de los 27.000 cines de EE.UU, y la proyección en 3-D solo en 700 salas. Los exhibidores son reticentes por el coste que supone adquirir proyectores digitales, cuando no está claro que los espectadores estén dispuestos a pagar un dólar o dos más por la entrada.

En el ambiente de Hollywood hay un nuevo interés por la tecnología en 3-D. Dream Works Animation ha anunciado que a partir de ahora todos sus films serán filmados en 3-D. Jeffrey Katzenberg, director ejecutivo de Dream Works Animation, predice que, a partir de 2009, “un porcentaje significativo de las grandes películas se filmarán y exhibirán en 3-D”.

El desarrollo de las películas en 3-D permitiría al sector cinematográfico competir por la atención de los espectadores, frente a Internet, los videojuegos y el “home cinema”. También sería un modo, al menos temporal, de luchar contra las versiones piratas de los films.

Fuente: International Herald Tribune