Hollywood produce más películas familiares

Share on twitter
Share on facebook
Share on linkedin
Share on email
Share on print
Share on twitter
Share on facebook
Share on linkedin
Share on whatsapp
Share on email
Duración lectura: 3m. 31s.

La industria de Hollywood se está volviendo más respetuosa con la familia y con la religión. La Comisión Cristiana de Cine y Televisión señala en su informe anual que 132 -casi el 40%- de las películas producidas por los grandes estudios en 1994 eran familiares, lo que supone un salto de ocho puntos respecto a 1993. Michael Medved, autor del libro Hollywood versus America (cfr. servicio 167/92), está sorprendido por la tendencia: “Es realmente extraordinario lo rápido que se ha producido el cambio”.

El semanario U.S. News & World Report (15-V-95), en un amplio análisis de este fenómeno, advierte que es pronto para sacar conclusiones, y que todavía son frecuentes las películas violentas o eróticas.

Pero los films controvertidos -que suelen ser de los que más se habla- no pueden ocultar que las historias para todos los públicos son las de más éxito. Jack Valenti, presidente de la Motion Picture Association of America y uno de los hombres más influyentes de Hollywood, asegura que “la industria está descubriendo que es posible obtener beneficios en taquilla sin sexo ni violencia gratuitos”.

El cambio se empieza a notar también en la televisión. Factores económicos pesan lo suyo: las empresas son cada vez más reacias a anunciar sus productos en programas hirientes. Por ejemplo, Policías de Nueva York (NYPD Blue), serie bien acogida por la crítica, pero prolija en desnudos y lenguaje chabacano, tiene menos publicidad que otros programas con índices de audiencia semejantes pero sin esos inconvenientes. Y organismos estatales como Correos o el Departamento de Defensa han sido instados por el Congreso a no anunciarse en determinados programas.

Los ejecutivos de Hollywood niegan que la nueva actitud hacia los valores familiares esté motivada por el actual dominio republicano en la política. “Es cien por cien negocio”, dice Bill Mechanic, presidente de Fox Filmed Entertainment. En cualquier caso, políticos de uno y otro partido están preocupados por el contenido de las películas. El presidente Bill Clinton fustigó a Hollywood en su discurso del Estado de la Unión, en enero pasado, por “la violencia sin sentido, repetitiva e incesante, por una conducta irresponsable”. Bob Dole, líder de la mayoría del Senado, ha comentado que las películas “envenenan las mentes de nuestros jóvenes (…) con mensajes destructivos de violencia gratuita y sexo aún más gratuito”.

Dos encuestas sobre valores realizadas por U.S. News & World Report, una entre personalidades relevantes de la industria del cine, otra entre el público en general, revelan importantes divergencias en los modos de pensar de los dos sectores. Apenas hay coincidencias, exceptuados el sentir general de que el país marcha por una senda equivocada y la preocupación por la violencia. Sin embargo, Hollywood no parece sentirse responsable de este último mal: mientras el 57% del público cree que la violencia en los medios de comunicación es un factor importante, sólo el 30% de la elite hollywoodiense aprecia lo mismo.

En otros temas, las diferencias entre los hombres de Hollywood y el sentir general son aún mayores: los primeros se oponen a la oración en las escuelas públicas (65%), y apoyan el aborto (91%) o leyes a favor de la homosexualidad (73%).

Sin embargo, Ellwood Kieser, presidente de Humanitas Prize, detecta una nueva sensibilidad en la comunidad creativa: más de cien miembros del Sindicato de Escritores acudieron a los seminarios que organiza Humanitas Prize para promover valores en la industria del espectáculo, frente a los 30 que participaron hace tres años.

Christopher Melandri, presidente de Fox Family Films, detecta un aumento de interés por las películas respetuosas con la espiritualidad. Los dirigentes de Hollywood dicen creer en Dios (72%), y un tercio considera que ahora la religión tiene más importancia para ellos que hace una década; sin embargo, el 56% asegura que confía poco o nada en confesiones religiosas. Según Medved, la creciente influencia de ejecutivos creyentes como Don Hahn, productor de El rey león y La bella y la bestia, ha ayudado a que surja una actitud más positiva hacia la religión.

newsletter
cabecera_aceprensa

Reciba semanalmente por correo electrónico nuestros titulares