Grupos cristianos piden juego limpio a la BBC

Share on twitter
Share on facebook
Share on linkedin
Share on email
Share on print
Share on twitter
Share on facebook
Share on linkedin
Share on whatsapp
Share on email

En Gran Bretaña, numerosos grupos cristianos han emprendido una campaña contra la BBC por emitir un musical que ridiculiza a Jesucristo. El musical, centrado en la vida del presentador de televisión estadounidense Jerry Springer, ha recibido más de 40.000 quejas que denuncian el lenguaje y el contenido obscenos, así como las burlas explícitas que se hacen al cristianismo. Elizabeth Grice (“The Daily Telegraph”, 13 diciembre 2005) cree que el escándalo del musical está sirviendo para que los cristianos indolentes reaccionen.

Stephen Green, evangélico, director de Christian Voice, ha promovido manifestaciones frente a las sedes de la BBC y el Cambridge Theatre (Londres). Green se muestra perplejo por la acidez y el tono burlesco con que se tratan las convicciones religiosas de la gente. La campaña de Green, similar a la de otros grupos cristianos, cuenta con el precedente de las protestas de la comunidad india sij que tuvieron lugar el mes pasado. Gracias a esas protestas, el Birmingham Repertory Theatre se vio obligado a retirar de su programa una obra que muchos activistas sijs consideraban ofensiva para su religión.

Global Gospel Fellowship, un movimiento cristiano dirigido por el obispo protestante Michael Reid, se quejó en un programa de televisión contra el musical emitido en la BBC y consiguió recoger 50.000 protestas por escrito durante la emisión del programa. “Hay una ola tal de resentimiento contra los grupos cristianos que se ignora lo que dicen sus portavoces”, explicó Reid. “No se atreverían a hacer esto a los musulmanes ni a los sijs, pero al cristianismo lo ven como un juego de niños. No podemos dejar que nos ridiculicen”.

“¿Habrán sido barridas en una sola semana -se pregunta Elizabeth Grice- décadas de apatía religiosa? ¿Asistiremos a una nueva movilización de hombres y mujeres cristianos que estén dispuestos a hacerse oír en las calles?” En este sentido, Stephen Green aclara que no ha sido él, “sino Dios” el que ha movilizado a tanta gente. “Yo solo me limito a proporcionar la información”, bromea.

La Evangelical Alliance (EA) trató de persuadir a la BBC, a través del Churches Media Council, para que retirasen el musical, porque era blasfemo y no respetaba el propio código de la BBC. Joel Edwards, secretario general de la EA, coincidió con Green en que los cristianos están hartos de oír blasfemias y de que se mofen de sus creencias. “Este país tiene que empezar a acostumbrarse al hecho de que la comunidad cristiana tiene derecho a expresarse”. Hasta ahora ha sido raro ver a los cristianos movilizarse en este país, pero ahora están dispuestos a hacerlo.

newsletter
cabecera_aceprensa

Reciba semanalmente por correo electrónico nuestros titulares