Gran Bretaña: la BBC se compromete a mejorar la calidad

Share on twitter
Share on facebook
Share on linkedin
Share on email
Share on print
Share on twitter
Share on facebook
Share on linkedin
Share on whatsapp
Share on email

La cadena pública de radio y televisión británica BBC ha decidido reducir la violencia y mejorar el lenguaje y contenidos de sus programas con 237 iniciativas elaboradas después de consultar a 33 grupos de consumidores. La compañía distribuirá en diciembre 10 millones de folletos de su “Declaración de Promesas”. Pero se ha cubierto las espaldas para no tener responsabilidad si no cumple su palabra.

La Declaración de la BBC ha causado pocas sorpresas. Quizá una de ellas sea afirmar por primera vez que es responsabilidad suya emitir los programas “en horas adecuadas”. O haber recordado que sus entrevistadores están obligados a “examinar todas las opiniones con imparcialidad, realizando preguntas apropiadas e incisivas de manera cortés y coherente”. También la BBC retoca su enfoque informativo prometiendo dar más noticias internacionales, en lugar de las locales menos relevantes; y dice que concederá más importancia a la información política y a los puntos de vista de los países de la Unión Europea.

En televisión, 8 de cada 10 horas serán de producción original y, en atención a los sordomudos, se subtitularán 4 de cada 10 programas. Asimismo, la cadena ha previsto consultar a los televidentes las reformas de más entidad -como la creación de un canal de información de 24 horas- o acerca de los programas que quieren volver a ver. Por último, la emisora de radio BBC-1 dará más noticias en las horas de máxima audiencia.

No faltan tampoco las propuestas genéricas del tipo “gastar el dinero del modo más eficiente posible” o “usar un lenguaje correcto, objetivo y sencillo”; y algunas otras -como advertir al público de los programas que pueden herir sensibilidades- ya se estaban cumpliendo.

Christopher Bland, director de la BBC, afirmó que ha consultado el proyecto con abogados para asegurar que, en caso de denuncia por incumplir las promesas, la cadena no tenga ninguna responsabilidad. La autorregulación distingue a la BBC de las compañías de televisión privadas, pues éstas pueden ir a juicio si rompen las directrices de la Comisión de la Televisión Independiente.

Al tiempo que la BBC ha lanzado sus promesas, ha señalado que, por lo que se refiere a la violencia, entre julio y septiembre de este año el departamento de reclamaciones sólo recibió nueve quejas, y ninguna reiterada.

newsletter
cabecera_aceprensa

Reciba semanalmente por correo electrónico nuestros titulares