Año de remodelaciones en el sector televisivo de EE.UU.

Share on twitter
Share on facebook
Share on linkedin
Share on email
Share on print
Share on twitter
Share on facebook
Share on linkedin
Share on whatsapp
Share on email

La caída de la publicidad y la fuerte competencia de la televisión por cable pronostican un futuro complicado para las emisoras locales de televisión. Esta tendencia es especialmente acusada en Estados Unidos, donde las emisoras locales han dominado el negocio televisivo durante el último medio siglo, al ser propietarias de las licencias que permiten emitir. Sus servicios han sido clave para muchas grandes cadenas como ABC, CBS o NBC, que necesitaban contratar auténticas redes de emisoras de corto alcance para llegar a toda su audiencia. Pero con la extensión del cable y la televisión digital el panorama ha cambiado por completo.

Según un informe de Bernstein Research dado a conocer recientemente por The Wall Street Journal, la caída de los ingresos publicitarios de las emisoras oscilará entre el 20 y 30 por ciento en 2009. Aunque se trata de un buen golpe a sus cuentas, aún así seguirán teniendo beneficios, pues concentran una gran cuota publicitaria de los anunciantes locales y regionales, como vendedores de coches o minoristas. Solo en 2008 estos sectores ingresaron en las cadenas locales alrededor de 20 billones de dólares. Otra fuente entradas importante para estas cadenas son los anuncios de la Liga del Fútbol Americano (NFL) y su final, la Super Bowl, que por la regulación no pueden ser emitidas a través de cable.

La coyuntura económica, a la que se añade una pérdida progresiva de audiencia, hace prever que todo el panorama de la transmisión televisiva sufrirá una fuerte evolución en los próximos años, que naturalmente afectará también a las grandes cadenas americanas. De hecho, ya están valorando emitir sus grandes shows a través del cable, donde pueden beneficiarse de un amplio número de aun en momentos de recortes publicitarios. En diciembre, el director ejecutivo de CBS, Leslie Moonves, ya anunció a sus inversores que trasladar su red al cable sería “una propuesta muy interesante”. Dos días más tarde su homólogo de NBC señaló que el modelo actual de emisión televisiva debía transformarse o, de lo contrario, iba a acabar sufriendo la misma crisis que los periódicos o los fabricantes de coches.

La remodelación del sector televisivo está afectando directamente a los contenidos de las redes locales que, hasta ahora, además de los shows de gran audiencia de las cadenas nacionales, emitían noticias locales, reposiciones de series y magazines. Mientras algunas han optado por ampliar la cobertura de información local, otras están intentando buscar negocios adicionales como el envío de sus señales a teléfonos móviles o la producción de contenidos y anuncios para los circuitos de televisión de supermercados y taxis.

newsletter
cabecera_aceprensa

Reciba semanalmente por correo electrónico nuestros titulares