Un juicio criminal que no interesó a la prensa

Share on twitter
Share on facebook
Share on linkedin
Share on email
Share on print
Share on twitter
Share on facebook
Share on linkedin
Share on whatsapp
Share on email
Los hechos ocurrieron en el estado norteamericano de Pensilvania, donde Kermit Gosnell tenía su clínica abortista. Aunque algunas organizaciones pro-vida ya llevaban tiempo denunciando que allí se practicaban abortos ilegales, no fue hasta bastante tiempo después cuando se investigaron las denuncias, a raíz de la muerte de una mujer de 41 años que acudió para abortar. Lo que se descubrió entonces fue espeluznante: además de las penosas condiciones sanitarias en que se practicaban los abortos, se encontraron restos de al

Contenido Oculto

Suscríbete a Aceprensa o inicia sesión para continuar leyendo el artículo.

Acceder
Suscripción

newsletter
cabecera_aceprensa

Reciba semanalmente por correo electrónico nuestros titulares