Médicos italianos piden que se reduzca el plazo legal para el aborto terapéutico

Share on twitter
Share on facebook
Share on linkedin
Share on email
Share on print
Share on twitter
Share on facebook
Share on linkedin
Share on whatsapp
Share on email

Roma. En el congreso que celebró en Nápoles a principios de noviembre, la Sociedad Italiana de Neonatología ha pedido que se modifique la ley que fija en 180 días el límite máximo para realizar abortos terapéuticos, pues dice que son cada vez más frecuentes los casos de fetos que sobreviven a la intervención. Según los neonatólogos, esa situación supone un “drama” para el equipo médico y para las familias.

El doctor Franco Macagno, presidente de la Sociedad Italiana de Neonatología, dijo que el progreso médico ha adelantado el umbral de supervivencia a los 160 días, y cabe suponer que seguirá descenciendo en el futuro. “Desde luego, si el pequeño tiene dos cabezas, morirá en seguida. Pero ¿y si presenta una cardiopatía congénita no demasiado grave, que está entre los posibles motivos de aborto terapéutico y es operable por cualquier cirujano?”.

En realidad, la petición concreta que hacen los profesionales es que se acorten las listas de espera, de modo que los diagnósticos que justifiquen esos abortos se puedan realizar en fechas más tempranas, sin el “riesgo” de que los fetos sean viables. Y proponen rebajar a 150 días el límite temporal dentro del cual practicar los llamados abortos terapéuticos, advirtiendo que es preciso estar dispuestos a reducirlo aun más en los próximos años.

Algunos comentaristas han puesto de relieve que, aunque sea casi de tipo administrativo, la denuncia de los neonatólogos recuerda lo arbitrario que resulta fijar fechas a la práctica del aborto, como si el desarrollo biológico no fuera un proceso continuo. Y es que el establecer esos límites no deja de ser un recurso psicológico para tranquilizar las conciencias con la magia de las cifras y otorgar a esas prácticas una formalidad “objetiva”, científica. Así lo reconocía de hecho el informe Warnock, que reguló en Gran Bretaña la investigación sobre embriones “hasta el decimocuarto día de vida”.

El aborto está permitido en Italia dentro de los 90 días de gestación, pero se puede superar ese umbral (hasta llegar a los 180 días) por enfermedad (física o psíquica) de la madre o por presunta enfermedad del feto.

En los casos en los que el feto sobrevive, los médicos están obligados a darle asistencia para salvarle la vida; en la práctica, eso depende más bien de la sensiblidad del equipo médico, ya que no está previsto que los neonatólogos asistan a las intervenciones de aborto.

Diego Contreras

newsletter
cabecera_aceprensa

Reciba semanalmente por correo electrónico nuestros titulares