La gasolina “verde”, bajo acusación

Share on twitter
Share on facebook
Share on linkedin
Share on email
Share on print
Share on twitter
Share on facebook
Share on linkedin
Share on whatsapp
Share on email

Contrapunto

Desde hace tiempo todos hemos comprendido que la salvaguarda del medio ambiente exige cambios en nuestro modo de vida. Lo malo es que estos cambios cambian a su vez demasiado. Por ejemplo, en los últimos años se viene repitiendo que la gasolinasin plomo es el carburante “limpio” y “verde”. Pero ahora, en Gran Bretaña, una Comisión real sobre los transportes acaba de emitir su informe tras dos años de estudio. Entre otras cosas, pone a la gasolina sin plomo en el banquillo de los acusados. La comisión propone prohibir su venta, porque estimaque sus componentes son “altamente cancerígenos” y ponen en peligro la salud pública.

Los petroleros británicos han criticado esta conclusión por “alarmista y científicamente viciada”. Las compañías petrolíferas no tienen muy buena fama en cuestiones de medio ambiente. Pero en la promoción de la gasolina “verde” estaban en la buena compañía de los ecologistas. ¿A quién puede creer el profano?

Una cosa es segura: cuanto más gasolina ahorremos más nos durarán las reservas de petróleo y menos contaminación habrá. Por eso, la Comisión británica recomienda que las inversiones en transportes se destinen sobre todo a conseguir “mejores transportes públicos, más accesibles, más fiables y más baratos”. Pero no es fácil convencer a los adictos al automóvil a que dejen el coche en casa. El lobby de los automovilistas es tan poderoso como el de los ecologistas, y no pocas veces sus miembros coinciden.

Ignacio Aréchaga

newsletter
cabecera_aceprensa

Reciba semanalmente por correo electrónico nuestros titulares