Holanda: médico procesado por cooperación al suicidio

Share on twitter
Share on facebook
Share on linkedin
Share on email
Share on print
Share on twitter
Share on facebook
Share on linkedin
Share on whatsapp
Share on email
Duración lectura: 2m. 11s.

En la ciudad holandesa de Assan ha sido procesado un psiquiatra a quien se acusa de haber ayudado a suicidarse a una paciente de 50 años. La mujerno estaba enferma, pero no quería seguir viviendo tras el trauma de la muerte de sus dos hijos y su fracaso matrimonial. El fiscal ha pedido nueve años de cárcel. El caso ha reabierto la polémica sobre la eutanasia y la cooperación al suicidio, cuya regulación legal está en trámite en el Parlamento (cfr. servicio 36/93).

En la nueva regulación, aprobada ya por la segunda Cámara del Parlamento, la eutanasia y la cooperación al suicidio siguen figurando como delitos en el Código Penal. Pero los médicos que realicen estas prácticas no serán perseguidos cuando su actuación responda a los requisitos de estado de necesidad fijados en la ley. El médico deberá redactar un informe con el que el fiscal apreciará si la eutanasia aplicada entraba en los casos previstos.

El psiquiatra procesado, después de consultar con otros seis colegas, dio a su paciente, en presencia de testigos, unos fármacos con los que luego ella se suicidó. El abogado del psiquiatra alega que “se trata de la autodeterminación de una persona que sufría un dolor insoportable”. El ministerio fiscal decidió que en este caso había motivos para procesar al médico, porque la mujer no presentaba ningún síndrome patológico. El juicio ha reavivado en el Parlamento el debate sobre la eutanasia. Los democristianos se han mostrado partidarios de precisar más la ley, mientras que los socialistas -sus aliados en el gobierno de coalición- prefieren que estos casos los vaya resolviendo la jurisprudencia.

Mientras tanto, una comisión especial del Colegio de Médicos trata de precisar los criterios que han de seguir los médicos para decidir si procede la eutanasia en el caso de enfermos que, por demencia senil, no pueden expresar su voluntad. Ya antes se habían formulado directrices en relación con recién nacidos gravemente minusválidos y enfermos en coma. La ley que está en trámite parlamentario establece que, si no ha habido solicitud expresa de la eutanasia, la Justicia abrirá una investigación.

El obispo de Haarlem, Mons. Bomers, ha dirigido una fuerte crítica al partido democristiano por su política sobre la eutanasia. Les reprocha su postura equívoca de seguir calificando de delito la eutanasia, mientras que al admitir la excepción de “caso de fuerza mayor” ya es imposible deslindar lo que puede considerarse excusable.

newsletter
cabecera_aceprensa

Reciba semanalmente por correo electrónico nuestros titulares