El Día Internacional de la vida se extiende por el mundo

Share on twitter
Share on facebook
Share on linkedin
Share on email
Share on print
Share on twitter
Share on facebook
Share on linkedin
Share on whatsapp
Share on email
Duración lectura: 4m. 14s.

El 6 de abril tuvo lugar en Madrid, en la Puerta del Sol, una concentración para la defensa de la vida humana, convocada por la Plataforma Sí a la Vida. En otras 22 ciudades españolas hubo también concentraciones con este motivo.

El Manifiesto del Día Internacional de la Vida de 2013, redactado por los convocantes, afirma que en el ámbito de la defensa de la vida “existen signos de un cambio positivo de tendencia, entre los cuales destacan la reciente jurisprudencia del Tribunal de Justicia Europeo sobre la protección de la vida embrionaria, las reformas legislativas de algunos países de la antigua Europa del Este para restringir el aborto, las movilizaciones en defensa del matrimonio en Francia y Gran Bretaña, la iniciativa ciudadana europea “Uno de nosotros” (ver Aceprensa 8-01-2013) y el apoyo del electorado español a la reforma de la legislación permisiva del aborto para avanzar en la protección de la vida y la maternidad”.

Los convocantes piden “la derogación en España de la legislación vigente en materia de aborto para promulgar una ley que defienda siempre y en toda circunstancia, toda vida humana. Exigimos al Gobierno español que cumpla su compromiso electoral en materia de aborto sin más dilaciones”. También se solicita “a todas las autoridades europeas y nacionales políticas activas y eficaces de protección a la familia, sostén de la sociedad en esta época de crisis, fuente de solidaridad y garante de la vida y el cuidado a los más necesitados”.

La actual ley del aborto en España, de julio de 2010, permite abortar libremente dentro de las 14 primeras semanas de gestación y en algunos casos hasta la 22 cuando se detecten graves peligros para la salud de la madre o malformaciones en el feto. Las jóvenes de 16 y 17 tienen que informar al menos a uno de sus padres o tutores legales su deseo de abortar, salvo que puedan alegar fundadamente que dicha comunicación pueda suponerles “un peligro cierto de violencia intrafamiliar, amenazas, coacciones, malos tratos o se produzca una situación de desarraigo o desamparo” (ver Aceprensa 9-06-2010). La magnitud del problema puede valorarse al observar los últimos datos oficiales que se disponen: en 2011 nacieron en España 470.553 niños, mientras que el número de abortos fue de 118.359. Por cada 4 nacimientos se produjo 1 aborto.

El esfuerzo provida en España
En el primer Congreso Internacional Provida, celebrado en Madrid en el 2003, tras una encuesta a asociaciones de más de 20 países de Europa y América, se acordó declarar el 25 de marzo el Día Internacional de la Vida. En algunos lugares, especialmente de América, ya se venía celebrando el Día del niño por nacer, pero con el Día de la Vida se celebra no solo el derecho a nacer de los concebidos, sino el respeto a la vida y la dignidad de todo ser humano desde la concepción hasta la muerte natural.

En España, desde años antes que se despenalizara el aborto, las asociaciones provida venían desarrollando una labor de ayuda a la embarazada en dificultades, así como una tarea de divulgación de la cultura de la vida. Hubo múltiples manifestaciones y actos públicos en defensa de la vida, en diversas fechas, desde la legalización del aborto de 1985 hasta hoy. A partir de 2003, con motivo de la institución del Día Internacional de la Vida, se vienen realizando en torno al 25 de marzo numerosas actividades científicas, divulgativas y de concienciación social, acerca del valor de toda vida humana.

Un esfuerzo enorme y eficaz ha sido el que ha venido impulsando el Foro Español de la Familia que ha promovido Iniciativas Legislativas Populares en las Comunidades Autónomas españolas para ayudas a las mujeres embarazadas. De momento han sido aprobadas como leyes en Castilla La Mancha, Castilla León, Comunidad Valenciana, Galicia, La Rioja, Madrid, Murcia y Canarias (esta última dentro de la Ley de igualdad).

Alicia Latorre, presidenta de la Federación Española de Asociaciones Provida, advierte que “no solo seguiremos trabajando con constancia por la cultura de la vida y sus frutos, sino que haremos oír nuestra voz ante quienes están mirando hacia otro lado sin asumir decisiones políticas urgentes, de las que depende la vida de muchas personas y el bienestar de muchas otras”.

Carmina García-Valdés, Directora General de la Fundación REDMADRE, señala que “la sociedad española está demandando, cada vez con más insistencia, un cambio en la legislación sobre el aborto, teniendo como objetivo prioritario la defensa, el amparo y la protección tanto de la vida más indefensa –la del niño por nacer– como la de su madre embarazada. Una sociedad no progresa y está abocada a un verdadero suicidio demográfico si no protege la vida de sus ciudadanos, si no cuida de la mujer embarazada ofreciéndole todo su apoyo y ayuda”.