Decisiones de vida o muerte

Contrapunto

En Illinois (EE.UU.) se ha denegado la inyección letal a una mujer que quería así poner fin a su vida. Ya de niña sufrió agresiones físicas y sexuales, y llevó después una existencia miserable hasta terminar por creer que no vale la pena seguir viviendo. Pero diversos grupos pro derechos humanos presionaron a las autoridades para que no se respetara su voluntad: alegaban que ella, en sus circunstancias, no es competente para decidir sobre su propia muerte. Por fin, el gobernador del Estado le ha conmutado la pena capital, a la que había sido condenada por homicidio, pese a que ella no quiso recurrir la sentencia e insistía en ser ejecutada.

Siempre es consolador que se salve una vida, aun la de un culpable. Y resulta paradójico que los partidarios de la eutanasia consideren plenamente libre y razonable la decisión del enfermo desesperado que pide morir, y crean que en tal caso la defensa de los derechos humanos consiste en administrar la inyección letal.

Rafael Serrano

Share on twitter
Share on facebook
Share on linkedin
Share on email
Share on print
Share on twitter
Share on facebook
Share on linkedin
Share on whatsapp
Share on email
newsletter
cabecera_aceprensa

Reciba semanalmente por correo electrónico nuestros titulares