¿A cuánto el riñón?

Los trasplantes de órganos son cada vez más frecuentes, pero las donaciones no crecen al mismo ritmo que la demanda, sobre todo de riñones. Por eso surge la cuestión de si habría que recompensar económicamente al donante, para que aumentara la provisión de órganos. Los partidarios aseguran que salvaría muchas vidas y ahorraría gastos; los detractores piensan que crearía un

Contenido Oculto

Suscríbete a Aceprensa o inicia sesión para continuar leyendo el artículo.

Acceder
Suscripción

Share on twitter
Share on facebook
Share on linkedin
Share on email
Share on print
Share on twitter
Share on facebook
Share on linkedin
Share on whatsapp
Share on email
Share on print
newsletter
cabecera_aceprensa

Reciba semanalmente por correo electrónico nuestros titulares