Y la testosterona se fue sin medallas…

Si alguien creyó lejano el día en que un deportista hombre competiría como mujer y una mujer no podría hacerlo como representante de su propio sexo, la noticia es esta: el día ha llegado. Una parte de la afirmación no es en realidad nueva: en la historia del deporte ha habido unos cuantos casos de trans originalmente masculinos que han participado en eventos femeninos. De hecho, el Comité Olímpico Internacional (COI) así lo autorizó en Río de Janeiro, en 2016.

Contenido Oculto

Suscríbete a Aceprensa o inicia sesión para continuar leyendo el artículo.

Acceder
Suscripción

Share on twitter
Share on facebook
Share on linkedin
Share on email
Share on print
Share on twitter
Share on facebook
Share on linkedin
Share on whatsapp
Share on email
newsletter
cabecera_aceprensa

Reciba semanalmente por correo electrónico nuestros titulares