Virtudes para el currículum o para el funeral

Share on twitter
Share on facebook
Share on linkedin
Share on email
Share on print
Share on twitter
Share on facebook
Share on linkedin
Share on whatsapp
Share on email
En su afán de lograr un mundo mejor, los “progresistas” y los “conservadores” han desarrollado su propia ética. Unos hacen hincapié en las reformas sociales, mientras que los otros reivindican la necesidad del cambio personal. Cada planteamiento tiene sus propias limitaciones, porque tiende a reducir la moral a un aspecto. La persona virtuosa no tiene por qué cambiar el mundo, pero sí puede mejorar la vida de los que tiene alrededor y coopera a la “ecología moral” de su sociedad

Contenido Oculto

Suscríbete a Aceprensa o inicia sesión para continuar leyendo el artículo.

Acceder
Suscripción

newsletter
cabecera_aceprensa

Reciba semanalmente por correo electrónico nuestros titulares