Tiempos de quejas

Share on twitter
Share on facebook
Share on linkedin
Share on email
Share on print
Share on twitter
Share on facebook
Share on linkedin
Share on whatsapp
Share on email
Duración lectura: 3m. 33s.
“Me quejo, luego existo”, podría ser el lema de algunos grupos. Y cuando la protesta se centra en un solo personaje, la reunión de gritos puede dar lugar a extrañas cacofonías. Lo hemos visto estos días en Londres con motivo de la visita del Papa. Quizá porque sabían que serían menos que los que aplaudían, los críticos han sumado todas las minorías disidentes para hacer bulto. Y así, los que llevaban la pancarta de “Religion is stupid” y los que

Contenido Oculto

Suscríbete a Aceprensa o inicia sesión para continuar leyendo el artículo.

Acceder
Suscripción