Senegal prohíbe la mutilación genital femenina

Share on twitter
Share on facebook
Share on linkedin
Share on email
Share on print
Share on twitter
Share on facebook
Share on linkedin
Share on whatsapp
Share on email

El Parlamento de Senegal acaba de prohibir por ley la mutilación genital femenina, condenada por organizaciones internacionales como la OMS o UNICEF por considerarla contraria a la dignidad de la mujer y perjudicial para la salud. Sin embargo, no parece ser esta la causa que haya motivado la decisión del Parlamento; más bien, responde al cambio de mentalidad que ha ido arraigando en numerosas comunidades del país, gracias a la acción de algunas organizaciones privadas no tan poderosas.

Según Rana Badri, coordinadora de la acción para erradicar la circuncisión femenina en Igualdad Ya, una organización norteamericana en favor de los derechos de la mujer, el cambio de opinión acerca de esta práctica tradicional en África se debe, sobre todo, a una asociación llamada Tostan, fundada por la también norteamericana Molly Melching, que ya el año pasado consiguió que se aboliera la ablación en 29 comunidades del país (ver servicio 98/98). Tostan no lucha directamente contra la mutilación genital femenina, sino que imparte clases de alfabetización y promueve debates sobre los derechos humanos. Pero, con el tiempo, son las propias mujeres las que pasan a tratar temas como la ablación. Para Melching, el error de muchas organizaciones occidentales es precisamente convertir la circuncisión femenina en un problema de política sexual.

La decisión de Senegal es el primer paso para que millones de mujeres africanas reconsideren la práctica de la ablación. Según UNICEF, 130 millones de mujeres y niñas -la mayoría africanas- han sufrido la mutilación genital (International Herald Tribune, 19-I-99). El 75% de los casos se produce en Etiopía, Egipto, Kenia, Nigeria, Sudán y Somalia. Según los datos, cada año dos millones de niñas sufren esta práctica.

newsletter
cabecera_aceprensa

Reciba semanalmente por correo electrónico nuestros titulares