Problemas de conciencia en Hollywood

Share on twitter
Share on facebook
Share on linkedin
Share on email
Share on print
Share on twitter
Share on facebook
Share on linkedin
Share on whatsapp
Share on email

Contrapunto

Una estrella de Hollywood que se precie debe estar atenta a no perderse ninguna causa noble. En la ceremonia de los Oscar no puede olvidar el lacito rojo para proclamar su solidaridad con las víctimas del SIDA. Y si se trata de defender los derechos de los animales ha de estar dispuesta incluso a posar sin ropa -o sólo con el lacito- con el cartel “antes desnuda que con pieles”. El dilema aparece cuando se trata de elegir entre los animales y las víctimas del SIDA. Pues los avances en el tratamiento contra el SIDA exigen hacer experimentos en animales vivos, infectándoles a propósito con el virus para probar en ellos la eficacia de las medicinas.

Hasta ahora, los partidarios de la experimentación con animales se habían defendido con argumentos científicos frente a los ataques de PETA, el principal grupo en favor de los derechos de los animales. Pero ahora, Americans for Medical Progress (AMP), un lobby relacionado con la industria médica, ha pasado al contraataque con tácticas más populares. Ha publicado una lista de 30 personalidades de Hollywood que han apoyado tanto la investigación sobre el SIDA como la postura de PETA sobre los derechos de los animales. La lista incluye directores como Martin Scorsese y Oliver Stone, la modelo Cindy Crawford, el ex Beatle Paul McCartney, actores como Mary Tyler Moore, Lily Tomlin, James Coburn y Peter Falk. Para ponerles contra las cuerdas, un anuncio publicado en Variety en vísperas de la entrega de los Oscar, decía: “El lazo rojo que usted llevará esta noche le dice al mundo que ha hecho una elección: un tratamiento para el SIDA frente a los derechos de los animales”.

Pero siempre es incómodo tener que enfrentarse a problemas de conciencia de este tipo. Un observador describía el dilema diciendo que era “como tratar de ver Babe comiendo un sandwich de jamón”. Sharon Stone, que había hecho un llamamiento público en favor de la Fundación Americana para la Investigación sobre el SIDA, al ser preguntada sobre si eran necesarios los experimentos con animales declaró que no lo sabía. Pero no los descartó de entrada. Y si Sharon los admite…

Pero la mayoría de las estrellas están confusas por el debate. Según Susan Paris, de AMP, “no advierten la diferencia entre el bienestar de los animales, que todos apoyamos, y los derechos de los animales, que igualan al animal con el hombre. Sin experimentos con animales, no habríamos encontrado una vacuna contra la polio”. Pero comprendió que para las estrellas sea duro adoptar públicamente una postura que “podría arruinar la carrera de alguna”.

Y es que el nuevo puritanismo de lo políticamente correcto puede provocar problemas de conciencia sobre los que pasaba alegremente el antiguo. A cada uno sus tabúes.

Juan Domínguez

newsletter
cabecera_aceprensa

Reciba semanalmente por correo electrónico nuestros titulares