Pocas parejas homosexuales

Share on twitter
Share on facebook
Share on linkedin
Share on email
Share on print
Share on twitter
Share on facebook
Share on linkedin
Share on whatsapp
Share on email

Aveces se defiende la equiparación legal de las uniones homosexuales al matrimonio presentándola como una importante demanda social. Pero los datos disponibles en España muestran que se trata de un fenómeno muy minoritario, como explica Pedro A. Talavera, profesor de Derecho de la Universidad de Valencia, en la revista Claves de Razón Práctica (Madrid, mayo de 2001).

En España carecemos de datos específicos sobre uniones homosexuales. El Instituto Nacional de Estadística (INE), en su última publicación oficial, apenas aporta algunas cifras generales sobre la convivencia no matrimonial estable, que se situaría en torno al 2% de las parejas (12.500.000 matrimonios y 350.000 uniones no matrimoniales), si bien otras fuentes la sitúan alrededor del 4% en zonas urbanas. Dentro de este porcentaje no están incluidas las parejas homosexuales, de manera que las únicas cifras reales que podemos manejar son las inscripciones realizadas en los registros de uniones de hecho que, desde el año 1994, funcionan en numerosos municipios y en varias comunidades autónomas. No obstante, su falta de coordinación y su confusa reglamentación los convierten en instrumentos jurídica y estadísticamente poco fiables. A título informativo, podríamos fijarnos en las cifras que ofrecen los registros mayoritarios.

El Registro de la Comunidad de Madrid ostenta el mayor número de inscripciones. Entre 1995 y 2000 registró 4.500 parejas (casi todas en la capital), de las que sólo 359 son homosexuales. En Cataluña no se han publicado todavía datos sobre los contratos notariales de convivencia para personas del mismo sexo, previstos por Ley de Uniones Estables de Pareja desde su entrada en vigor, en octubre de 1998. Pero si acudimos al Registro Municipal de Barcelona, entre 1994 y 2000 registró a 2.951 parejas, de las que sólo 341 son homosexuales. En el resto de Cataluña, de las 1.500 parejas inscritas en el conjunto de registros municipales existentes, sólo constan 152 de homosexuales. Sin embargo, de manera sorprendente, el Instituto de Estadística de Cataluña, en la encuesta de población de 1996, recoge la cifra de 17.149 parejas de homosexuales en Cataluña, de las cuales vivirían en Barcelona 13.718. No es fácil conciliar ambos datos, si no es admitiendo que se trata de parejas tremendamente inestables o que no pretenden en absoluto juridificar su situación. Por su parte, en toda la Comunidad Valenciana se inscribieron en ese mismo periodo 1.910 parejas, casi todas en Valencia capital. Los responsables del registro autonómico no facilitan la orientación sexual de esas uniones, pero cabe suponer que se sitúe en la tónica que venimos reflejando. Fuera de estas grandes ciudades, el número de inscripciones desciende vertiginosamente y las uniones homosexuales apenas se registran o no lo hacen en absoluto.

En definitiva, si consideramos como hipótesis que alrededor del 5-10% de las parejas inscritas en los registros son de personas del mismo sexo (con especial incidencia en las grandes concentraciones urbanas), y extrapolamos con todas las reservas ese dato a las cifras más fiables ofrecidas por el INE sobre uniones de hecho, no parecería que la convivencia homosexual estable y pública en España pudiera llegar a superar la cifra de 2.500 parejas.

newsletter
cabecera_aceprensa

Reciba semanalmente por correo electrónico nuestros titulares