Un manifiesto académico critica la Conferencia de El Cairo

Share on twitter
Share on facebook
Share on linkedin
Share on email
Share on print
Share on twitter
Share on facebook
Share on linkedin
Share on whatsapp
Share on email
Duración lectura: 4m. 13s.

Mil profesores universitarios italianos han firmado una declaración en la que denuncian el carácter anticientífico de algunos de los presupuestos contenidos en el proyecto de documento final de la Conferencia Internacional sobre Población y Desarrollo, que se celebrará en El Cairo en septiembre. Es la primera vez que el mundo académico toma posición sobre el polémico documento redactado por la secretaría de esta conferencia de la ONU, en estrecha colaboración con la delegación de Estados Unidos. Hasta ahora, las principales críticas provenían de la Iglesia católica.

Los mil profesores, de diversas disciplinas académicas, entre los que se incluyen doce rectores de Universidad, consideran su deber profesional “llamar la atención de la opinión pública sobre las graves carencias metodológicas y científicas del proyecto de documento final”. Durante la presentación del manifiesto, el profesor Valerio Cimagalli, de la Universidad La Sapienza de Roma, aclaró que actuaban “por motivos deontológicos, al margen de las personales convicciones religiosas”.

Los profesores critican en particular la visión “neomalthusiana” de los problemas demográficos presente en el texto, así como el concepto unilateral de desarrollo que se utiliza o su idea de que la contaminación ambiental depende del incremento de la población, sin tener en cuenta su relación con el nivel de consumo, especialmente de energía (mucho más elevado en los países desarrollados, donde el crecimiento demográfico es casi nulo).

“El texto preparatorio de El Cairo parece escrito hace siete años”, observó la profesora Maria Rita Saulle, del departamento de Organizaciones Internacionales de La Sapienza. “Este documento repite cosas ya dichas en épocas pasadas, que contrastan con otras elaboradas por las Naciones Unidas, hasta el punto que da la impresión de que un departamento de la ONU no sabe lo que está haciendo otro”. La profesora citó en concreto los temas relativos a la mujer, los menores y los minusválidos: “En estos campos, lo que afirma el documento de El Cairo contrasta con toda la evolución normativa elaborada por la ONU en estos años, con las líneas fijadas por convenciones sobre los derechos del niño o de la mujer, por ejemplo”.

La iniciativa de los profesores está acompañada por otra análoga promovida por alumnos de universidades de Roma, Milán y Bari, quienes han lanzado una campaña de recogida de firmas bajo el lema “Proyecto Salva al No Nacido”. Su idea es presentarlas al presidente de la República de modo que se haga portavoz de la disconformidad del pueblo italiano en relación con las medidas que se pretenden aprobar en El Cairo. La iniciativa de los estudiantes ha sido firmada por los ministros de Educación y Agricultura.

Métodos naturales

Por otra parte, la presentación del libro de actas de un congreso sobre los métodos naturales de regulación de la natalidad, celebrado en el Vaticano hace año y medio (ver servicio 169/92), ha sido una nueva ocasión para que representantes de la Santa Sede insistan en sus críticas contra las estrategias antinatalistas de la Conferencia de El Cairo. El Card. Alfonso López Trujillo, presidente del Consejo Pontificio para la Familia, declaró que los métodos naturales son una “alternativa válida y ecológica” a los programas de control de la natalidad basados en anticonceptivos, esterilización y aborto. El prelado escribe en la introducción del libro que los programas que se quieren imponer a los países en desarrollo suponen una auténtico “colonialismo biológico”, esconden el gran negocio de los fabricantes de anticonceptivos y se imponen a veces con el “chantaje”, condicionando las ayudas económicas a la aceptación de estos programas.

El profesor Salvatore Mancuso, director del departamento de Ginecología del Policlínico Gemelli, señaló que la base científica y la eficacia de los métodos naturales viene ampliamente reconocida por la Organización Mundial de la Salud, que “los ha experimentado en los cinco continentes, comprobando su altísima eficacia”. Según el profesor Mancuso, en círculos especializados es cada vez menos frecuente que se hable, como sucedía hace años, de la ineficacia de estos métodos naturales. Ahora, incluso la industria comienza a pensar que, utilizando pequeños instrumentos electrónicos de control, estos métodos podrían usarse a gran escala.

Los participantes en la rueda de prensa subrayaron que los métodos naturales para la regulación de la fertilidad son algo más que un “método técnico”, ya que implican “una visión global de la sexualidad y del amor humano”. El Card. López Trujillo señaló que estos métodos “respetan el funcionamiento normal de la fisiología de la reproducción humana”, mientras que la contracepción, la esterilización y el aborto han provocado “la mayor y más grave comercialización del cuerpo y de la sexualidad que se haya producido”.

newsletter
cabecera_aceprensa

Reciba semanalmente por correo electrónico nuestros titulares