Los jóvenes, un recurso escaso

Durante décadas el crecimiento de la población se consideró un problema. Ahora cada vez es más claro que en grandes países el problema va a ser la escasez de gente joven. Así lo ve David Brooks, en un artículo publicado en The New York Times (14-03-2012).

Las imágenes de la primavera árabe, en la que se ven mareas de gente joven manifestándose, dan la impresión de que hay una gigantesca reserva de jóvenes. Pero, según un estudio del demógrafo Nicholas Eberstadt del American Enterprise Institute, también en los países árabes están disminuyendo los nacimientos.

En países como Omán, Marruecos, Siria o Arabia Saudita las tasas de fecundidad han disminuido un 60% en los últimos treinta años. En Irán, un 70%.

Tal y como señala Eberstadt, “se puede tener un rápido crecimiento económico con una fertilidad baja o alta (como Corea del Sur y Taiwán lo hicieron hace pocas décadas). Pero, a largo plazo, es mejor tener una población activa creciente, en vez de una que disminuye en comparación con la de jubilados”.

Si el siglo XX fue el de la explosión demográfica, el XXI puede ser el de la implosión. “Ya actualmente casi la mitad de la población mundial vive en países cuya tasa de fecundidad no asegura el reemplazo de la población. Y, según la Oficina del Censo, el crecimiento mundial de la mano de obra entre 2010 y 2030 será la mitad de la que se registró en las dos décadas precedentes”.

A continuación Brooks da un repaso a la situación demográfica de países populosos. Uno de los que peor está es Rusia, que ha logrado aunar una baja natalidad y una alta mortalidad. Desde 1992 la población ha disminuido en 6 millones de habitantes.

Japón tiene uno de los peores perfiles demográficos, con un rápido envejecimiento de la población, al igual que ocurre en muchos países europeos.

China también está envejeciendo con rapidez, y su rápido crecimiento económico puede quedar frenado por la escasez de trabajadores jóvenes, fruto de la política impuesta del hijo único. “En una cultura en la que hay escaso apoyo fuera de la familia, una generación de hijos únicos está engendrando a otra de hijos únicos, lo que puede provocar un profundo cambio social”.

India está mejor que China en cuanto a población joven, pero de manera desigual. Mientras en las regiones del norte, donde la población es más pobre y con menos estudios, se tienen más hijos, en el sur sucede lo contrario.

EE.UU. tiene una tasa de natalidad superior a la de Japón y a la de Europa. Y la población nortemericana está creciendo en todos los niveles de edad, gracias también a la inmigración. Pero el crecimiento se está frenando antes de lo que se esperaba.

Share on twitter
Share on facebook
Share on linkedin
Share on email
Share on print
Share on twitter
Share on facebook
Share on linkedin
Share on whatsapp
Share on email
newsletter
cabecera_aceprensa

Reciba semanalmente por correo electrónico nuestros titulares