La ONU rebaja en 400 millones sus previsiones demográficas para mediados de siglo

El crecimiento de la población mundial hasta 2050 será 400 millones menos de lo previsto, según la última revisión de la División de Población de las Naciones Unidas. Recientemente este organismo ha dado a conocer el informe “Perspectivas sobre Población Mundial: Revisión de 2002”, que reduce las previsiones de hace dos años, en las que se asignaba al año 2050 una población de 9.300 millones, que ahora pasan a ser 8.900. La población mundial actual es de 6.300 millones.

La División de Población ha ido rebajando sus previsiones en cada revisión. En 1992 preveía que, según la hipótesis más probable, en el año 2050 la población mundial alcanzaría los 10.000 millones; en la revisión de 1994, bajaba a 9.800; en la de 1996, a 9.400; y en la última a 8.900.

El director del organismo, Joseph Chieme, ofreció como motivos del reajuste el incremento de las muertes producidas por el SIDA y un frenazo en la evolución de los niveles previstos de fecundidad mundial.

Según el estudio, los niveles de fecundidad en la mayoría de los actuales países en vías de desarrollo caerán probablemente por debajo del índice de reemplazo generacional de 2,1 hijos por mujer durante este siglo. De hecho, pronostica que, a mediados de siglo, tres de cada cuatro países en las regiones menos desarrolladas estarán por debajo del nivel de reemplazo generacional.

Entre 2000 y 2050, la División de Población de la ONU espera que ocho países (India, Pakistán, Nigeria, Estados Unidos, China, Bangladesh, Etiopía y Congo) absorban la mitad del crecimiento de población proyectado para el mundo. La revisión de las Naciones Unidas pronostica un empeoramiento del impacto del SIDA, a pesar de que se cuenta con que las infecciones de VIH descenderán significativamente después de 2010. Para 2050, la suma total de tales muertes podría elevarse hasta los 278 millones. El informe señala que cuatro países africanos muy castigados por la epidemia (Botsuana, Lesotho, Sudáfrica y Suazilandia) tendrán menor población en 2050 que en 2000.

El descenso del índice de fecundidad por debajo del nivel de sustitución de las generaciones producirá una caída de la población en 33 países. Entre los descensos más notables figuran los de Japón, que perderá un 14% de su población, Italia, con un 22%; y Rusia y Ucrania, con una caída superior al 30%, siempre en el supuesto de que no cambien las tendencias actuales.

En el conjunto mundial, el fenómeno del envejecimiento de la población será especialmente fuerte, sobre todo en los países desarrollados. El descenso de la fecundidad y el aumento de la esperanza de vida contribuirán al aumento de la media de edad de la población. Según la ONU, la edad media mundial en 2050 será de 38,9 años, frente a los 28,7 de 2000 y los 21,6 de 1950.

Share on twitter
Share on facebook
Share on linkedin
Share on email
Share on print
Share on twitter
Share on facebook
Share on linkedin
Share on whatsapp
Share on email
newsletter
cabecera_aceprensa

Reciba semanalmente por correo electrónico nuestros titulares