Francia: la mayor tasa de fecundidad europea en 2008

Con más de 801.000 bebés nacidos durante 2008 en suelo metropolitano, Francia se coloca, junto a Irlanda, como el país de la Unión Europea que ha alcanzado el índice más alto de fecundidad (2,01 hijos por mujer). Un dato paradójico, si se considera que desde 1999 el número de mujeres entre 20 y 40 años disminuye, anualmente, en un 2%, lo que representa una reducción de 200.000 potenciales madres.

Según los datos que acaba de publicar el Instituto Nacional de Estadística y de Estudios económicos (Insee), la edad media de las madres ha rondado en 2008 los 30 años. Según comenta Anne Pla, del Insee, esta es una tendencia general en toda Europa con la excepción de los países del este más recientemente incorporados a la Unión. Los bebés con madre de más de 35 años han pasado a representar el 21,5%, frente al 16,5% de hace un decenio.

Y mientras que las uniones libres siguen ganando terreno al matrimonio, el “pacto civil de solidaridad” (PACS), creado en 1999, ha incrementado sus adeptos desde que en 2005 se igualara su régimen fiscal con el de los casados (ver Aceprensa, 16-04-2008). Con un total de 140.000 PACS en 2008 frente a 273.000 bodas, la firma de un pacs por cada dos matrimonios representa un sensible avance de aquella figura jurídica que en 2003 se contaba todavía en proporción de uno a nueve.

Al contrario de lo que pudiera pensarse, una inmensa mayoría de estos PACS -el 94%- vincula a personas de distinto sexo.

Envejecimiento de la población

Con 64,3 millones de habitantes, Francia el el segundo país europeo en población detrás de Alemania (82,1 millones). A pesar de los nuevos datos sobre la fecundidad, Francia sigue siendo una sociedad que envejece. El número de personas con 75 años o más ha aumentado en la última década en más de un 35%, esto es, a una velocidad casi cinco veces superior a la del total de la población. Por el contrario, la proporción de quienes tienen menos de 20 años se mantiene prácticamente estable en torno al 25%.

También la esperanza de vida, que alcanza los 84,3 años para las mujeres y los 77,5 para los hombres. Las francesas, por lo tanto, continúan entre los primeros puestos de la longevidad europea.


La “generación sándwich”

A propósito de los datos que la Oficina Nacional de Estadística inglesa publicó hace poco sobre el envejecimiento de la población, algunos analistas alertan sobre el surgimiento de una “generación sándwich”: hombres y mujeres de mediana edad sobre los que recae la responsabilidad de atender a los hijos, y quizá a los nietos, al tiempo que deben ocuparse de unos padres ancianos.

Según las cifras oficiales, en Inglaterra cerca de una persona por cada cuatro habrá alcanzado la edad de 65 en menos de 25 años, mientras que los mayores de 85 podrían duplicar su número actual y pasar de los tres millones. El dilema planteado para muchos será por tanto el de atender a sus mayores cuando para ellos mismos va llegando el tiempo de la jubilación.

Según Karen Dunnel, directora de la Oficina de Estadística, la conjunción del envejecimiento de la población con formas cada vez más extendidas de la vida actual supone algunos problemas anejos: “El número creciente de personas mayores solas y la ruptura de las familias por causa del divorcio podrían reducir las fuentes no estatales de asistencia”, ha explicado. Las proyecciones que se desprenden de los datos apuntan a una mayor demanda de cuidados sociales y sanitarios, a modificaciones en el diseño de las viviendas y a políticas de transporte que reconozcan las necesidades de las personas mayores.

Share on twitter
Share on facebook
Share on linkedin
Share on email
Share on print
Share on twitter
Share on facebook
Share on linkedin
Share on whatsapp
Share on email
newsletter
cabecera_aceprensa

Reciba semanalmente por correo electrónico nuestros titulares