En Kazajstán se premiará la natalidad

En la antigua república soviética de Kazajstán, la televisión ha empezado a emitir un anuncio para animar a la gente a tener más hijos. En el spot se ofrece el equivalente de 1.150 dólares (casi el salario medio anual) a los padres de los dos mil primeros niños que nazcan el próximo año. La campaña es iniciativa de la Fundación Demografía, entidad privada promovida por empresas del país, y cuenta con el apoyo de Sara Nazarbaeva, esposa del presidente, según explica The Economist (3-IV-99).

El motivo de la campaña es la reducción demográfica que ha experimentado Kazajstán desde la independencia. Entre 1989 y la actualidad, el país ha pasado de 16,4 millones de habitantes a 15,6 millones (-4,8%). A la baja natalidad se ha sumado la emigración de rusos y alemanes, provocada por los sentimientos nacionalistas y la crisis económica que siguieron a la independencia. Alrededor de 1,2 millones de rusos han abandonado Kazajstán, de modo que la población rusa del país ha bajado del 37% al 31% del total. Y sólo quedan unos 220.000 del casi un millón de alemanes que había en 1989, descendientes de los que habitaban la región del Volga y fueron deportados por Stalin en 1941.

Así, Kazajstán ha conseguido el objetivo nacionalista de tener mayoría de etnia kazaja: 52% de la población, contra el 39% en 1991. Pero no se contaba para eso con el éxodo de rusos y alemanes, que priva al país de personal cualificado y que ahora se quisiera frenar. Lo que el gobierno había previsto era la inmigración de kazajos de la diáspora: unos 4,5 millones de personas, repartidas por las repúblicas ex soviéticas vecinas, así como por Rusia, Irán, China, Mongolia, Turquía o Afganistán. Para animarles a venir, el gobierno les ofreció incentivos en forma de ayudas para la la educación y para encontrar empleo.

Pero los inmigrantes que han vuelto a la patria (unas 40.000 familias entre 1991 y 1998) proceden sobre todo de los países más pobres de los que albergan a la diáspora kazaja, y el Estado tiene serios problemas para sufragar los subsidios prometidos. Así que el año pasado, el gobierno puso un cupo de mil familias a la inmigración de kazajos, y este año no admitirá más de 540 familias.

La integración de los inmigrantes kazajos es también difícil por otro motivo. La mayoría sólo hablan kazajo, y el ruso sigue siendo en Kazajstán muy necesario para encontrar trabajo y para hacer negocios. En contraste, el 40% de los nativos de etnia kazaja no saben más que ruso. Por todo ello, el gobierno preferiría que la revitalización demográfica del país viniera principalmente de la natalidad.

Share on twitter
Share on facebook
Share on linkedin
Share on email
Share on print
Share on twitter
Share on facebook
Share on linkedin
Share on whatsapp
Share on email
newsletter
cabecera_aceprensa

Reciba semanalmente por correo electrónico nuestros titulares