Corea desanda las políticas de control de la natalidad

Corea del Sur afronta una “crisis nacional de fertilidad”, ha declarado Choi Seon-jeong, presidente de Planned Population Federation en aquel país (PPFK), afiliada a Planned Parenthood. Su preocupación no parece exagerada, pues Corea cuenta con la tasa de fecundidad más baja del mundo (1,19 hijos por mujer) y, en cambio, con el índice de envejecimiento demográfico más veloz.

En una entrevista para Mercator.net (1-07-2009), Choi Seon-jeong sostiene que, a este ritmo, se prevé que la población (48,5 millones en la actualidad) empezará a decrecer a partir de 2019. Especialmente problemática podría ser la merma de población en edad laboral, que amenaza seriamente las cotas de desarrollo económico. Por otra parte, las excesivas cargas sobre la población activa para mantener un sistema de seguridad social hipertrofiado por las necesidades de un gran número de mayores, podría producir, en años futuros, un “conflicto de generaciones”. En 2007 había 7 personas en edad de trabajar para mantener a un jubilado; en 2020 serán 4,5, y en 2050 se reducirá la proporción a 1,4.

Volver a la fertilidad

PPFK se creó con la finalidad de implementar las políticas de control de la población emprendidas por el gobierno de Corea, tras alcanzar el país en los años 60 una tasa de fecundidad de 6,1. Estas políticas, que buscaban reducir a 1 el número de hijos por familia, se mantuvieron por un tiempo que Choi Seon-jeong considera ahora excesivo. Su opinión es que debieron haber parado cuando la tasa alcanzó el 2,1, nivel necesario para el relevo generacional; en cambio duraron 20 años más, hasta comienzos de la presente década.

Según expone, las causas de la baja fertilidad tienen que ver con la tardía edad de casarse, con la falta de apoyo para que la mujer compatibilice el trabajo y el hogar, y con los gastos que implica la paternidad.

Las soluciones, dice Choi Seon-jeong, reclaman el desarrollo de formas de trabajo más flexibles y diversificadas, como el tiempo parcial y el trabajo desde casa. Junto a esto, la construcción de una infraestructura social que permita a las mujeres asumir con tranquilidad la perspectiva de tener y criar hijos, sin que sufran por ello ninguna discriminación.

Por otra parte, el directivo de PPFK, incorporando un discurso que no es el más esperado por parte de la organización, ha declarado que “para promover el nacimiento y la crianza de niños es necesario hacer esfuerzos para prevenir el aborto inducido, cooperando de manera especial con grupos religiosos”.

Envejecimiento poblacional en los países del sur

El envejecimiento de la población no solo preocupa en Corea. Gilles Pison, investigador del Instituto Nacional de Estudios Demográficos de Francia (INED) y autor de un reciente Atlas de la población mundial, ha afirmado en una entrevista para Le Monde (2-07-2009) que en los países del hemisferio sur comienza a ser visible una tendencia al envejecimiento poblacional que en las próximas décadas adquirirá una gran importancia.

La baja simultánea de las tasas de natalidad y de mortalidad en estos países ha provocado, según Pison, que la transición demográfica haya tenido un ritmo muy apresurado. Sólo cuarenta años, entre 1950 y 1990, hicieron falta en China para que la mortalidad infantil pasara del 200 por mil al 30 por mil, mientras que en Francia trascurrió más de siglo y medio (entre 1800 y 1958) hasta obtener esos resultados.

Si bien el envejecimiento poblacional no es aún una perspectiva inmediata para todo el Tercer Mundo, algunos de estos países podrían tender a ese panorama a un ritmo incluso superior al de China. Así, por ejemplo, Irán, que en veinte años podría ver pasar su población de más de 65 años del 7% al 14%.

Los países del Sur tienen la ventaja de que la proporción de población en edad activa nunca ha sido tan grande como ahora, situación que durará algunos decenios. Pero necesitan aprovechar esta oportunidad para desarrollarse económicamente, pues

los frágiles sistemas sanitarios y de pensiones no están preparados para sostener a una población muy envejecida.

Share on twitter
Share on facebook
Share on linkedin
Share on email
Share on print
Share on twitter
Share on facebook
Share on linkedin
Share on whatsapp
Share on email
newsletter
cabecera_aceprensa

Reciba semanalmente por correo electrónico nuestros titulares