Australia aumenta las ayudas a la familia en busca del tercer hijo

El presupuesto del Estado australiano para 2004 ha introducido nuevas ayudas a la familia. El ministro de Finanzas, Peter Costello, asegura que el fin de estas ayudas es animar a que las familias tengan tres hijos -“uno por el marido, otro por la mujer y otro por la patria”- y aseguró que el tercer hijo es para los padres “un deber nacional”.

Las declaraciones de Costello, que en Europa serían consideradas “políticamente incorrectas”, fueron respondidas con buen humor incluso por la oposición. El primer ministro y jefe del Partido Liberal, John Howard, dijo compartir la opinión de su ministro de Finanzas: al igual que Costello, Howard tiene ya tres hijos. El lenguaje de Costello rayó en lo desvergonzado al decir a los periodistas, tras la presentación del presupuesto: “Váyanse a casa y cumplan su deber patriótico para con su país”. El jefe de la oposición laborista, Mark Latham, que tiene dos hijos, siguió la broma en parecidos términos.

Las ayudas a las familias constituyeron el primer punto en el discurso de Costello en la presentación del presupuesto ante el parlamento. Se concretan en cinco puntos: un aumento en el subsidio por cada hijo -que reciben dos millones de familias- hasta llegar a 1.695 dólares australianos (977 euros); dos tipos distintos de exenciones presupuestarias añadidas; el pago de una cantidad fija por cada nuevo nacimiento (“Baby Bonus”: 3.000 dólares, igual a 1.730 euros) y un aumento de las plazas de guarderías: 40.000 para horas extraescolares y 4.000 de día entero, lo que supondrá un aumento acumulado del 85% (250.000 nuevas plazas) desde 1996.

En Australia, con una población de 19,7 millones, el índice de fecundidad es de 1,76 hijos por mujer, más bajo que en Estados Unidos (2,07) o Francia (1,85), pero superior al de Italia (1,26) o España (1,25). En cualquier caso, no alcanza el nivel de sustitución (2,1). En cuanto a densidad de población, con 2,5 habitantes por km2, Australia sólo tiene más que Namibia y Mongolia. No obstante, el vicepresidente de la organización Sustainable Population Australia, John Coulter, considera que el país está “superpoblado”, ya que sus habitantes actuales no pueden vivir “de forma sostenible”. Por el contrario, uno de los principales demógrafos australianos, Bernard Salt, afirmó que “o tenemos más hijos, o importamos gente. Necesitamos más jóvenes, estamos tocando fondo”. También la Cámara de Comercio de Australia afirmó, coincidiendo con la presentación del presupuesto, que Australia necesitaría tener una población de 30 millones en 2050 para “mantener una economía fuerte”.

Share on twitter
Share on facebook
Share on linkedin
Share on email
Share on print
Share on twitter
Share on facebook
Share on linkedin
Share on whatsapp
Share on email
newsletter
cabecera_aceprensa

Reciba semanalmente por correo electrónico nuestros titulares