Pioneros de la integración racial rechazan la comparación entre la causa de los negros y la de los homosexuales

Share on twitter
Share on facebook
Share on linkedin
Share on email
Share on print
Share on twitter
Share on facebook
Share on linkedin
Share on whatsapp
Share on email

A la polémica levantada en los Estados Unidos en torno a la entrada de los homosexuales en el ejército, se han unido voces provenientes de militares de raza negra. Estos profesionales parecen disgustados por la equiparación del actual debate con la batalla por la igualdad de los negros. La comparación se refiere a la segregación de los soldados negros en unidades exclusivamente para ellos, que fue abolida en 1950, aunque la discriminación en el trato continuara todavía de forma solapada durante algunos años. El Washington Post solicitó recientemente la opinión sobre el tema a algunos militares de color que fueron pioneros de la integración racial en el ejército. Sus declaraciones reflejan rechazo a las pretensiones de los gays.

Muchos militares negros suscriben la opinión expresada por el general Colin Powell, presidente de la Junta de Jefes de Estado Mayor, según el cual hay grandes diferencias entre la raza y la orientación sexual, a efectos de discriminación. Powell afirma que la homosexualidad no es una cualidad personal indiferente, como el color de la piel. Por el contrario, “influye en uno de los aspectos más fundamentales de la conducta humana”.

Calvin A.H. Waller, teniente general retirado en 1991, después de la operación “Tormenta del Desierto”, de la que fue el número dos, entró en el ejército en 1959, cuando todavía los negros como él eran tratados como soldados de segunda clase. En su opinión, el comportamiento de los soldados abiertamente homosexuales no es compatible con la vida militar. Equiparar la aceptación de los homosexuales en el ejército con la integración racial de los negros, dice, es como mezclar “manzanas y naranjas”. Al igual que Powell, subraya que “hay una diferencia fundamental entre ser negro y ser homosexual (…) Cuando [los homosexuales] pretenden abiertamente imponer la aceptación de su estilo de vida entre los militares, entonces hay que plantarse y decir que no”.

Para el teniente general retirado Julius W. Becton, la comparación entre la lucha actual de los homosexuales y la de los negros es “ofensiva”. Recuerda que el antiguo tratamiento discriminatorio a los negros radicaba en el color de su piel, una característica que no podían eludir para evitar ser segregados, mientras que los homosexuales han elegido un determinado estilo de vida.

También el teniente general Samuel E. Ebbesen, comandante del II Ejército, con sede en Atlanta, ha declarado en un comunicado público que “personalmente lamenta” la comparación entre la causa de los negros y la de los homosexuales, e insiste en la distinción entre rasgos innatos y rasgos libremente adquiridos.

newsletter
cabecera_aceprensa

Reciba semanalmente por correo electrónico nuestros titulares