O.J.: La raza fue más fuerte que el “género”

Share on twitter
Share on facebook
Share on linkedin
Share on email
Share on print
Share on twitter
Share on facebook
Share on linkedin
Share on whatsapp
Share on email
Duración lectura: 1m. 56s.

Mary Kenny comenta en The Sunday Telegraph (Londres, 8-X-95) que el juicio de O.J. Simpson, además de poner de manifiesto la división racial, ha sembrado la discordia entre negros y feministas, que hasta ahora se presentaban unidos como minorías explotadas.

El juicio de O.J. Simpson revela que no es posible hacer a la vez un análisis marxista y feminista de la sociedad. No se puede tener a la vez una teoría en función de la raza y una teoría en función de la mujer. Porque el juicio de O.J. será recordado en la historia como el caso que dividió a las feministas de los negros.

El asunto importante no ha sido el de la culpabilidad o inocencia: la cuestión principal es si estabas con las mujeres maltratadas o con los negros desfavorecidos; si te preocupaban más las víctimas de un crimen o si O.J. representaba el triunfo de los negros que han sido víctimas a lo largo de la historia. Y no era posible estar con los dos. Las mujeres negras, de las que cabría esperar que apoyaran a las mujeres maltratadas y asesinadas, exhibían pancartas que proclamaban que estaban con O.J., fuera culpable o inocente.

La solidaridad racial ha demostrado ser más fuerte que la solidaridad de “género”. Cualquier psicólogo evolutivo habría dicho que siempre será así. Y los historiadores sociales dirán que este es un punto donde lo “políticamente correcto” tropieza con un conflicto de difícil solución: que las mujeres y los negros no están necesariamente en el mismo grupo de explotados.

Denise Brown, la hermana de Nicole Brown Simpson, ha creado un fondo para mujeres maltratadas en memoria de su hermana muerta. Denise está considerada como la más acerba enemiga de O.J., y las feministas de la Organización Nacional de Mujeres hacen causa común con ella. Así que en las guerras culturales de la América de hoy tendremos a feministas blancas contra afroamericanos: ¿una oportunidad para que el patriarcado divida y venza?

Pues, así como el “matrimonio interracial” de O.J. y Nicole terminó en tragedia, el matrimonio mixto político entre el feminismo y el anti-racismo tampoco será ya nunca igual.

newsletter
cabecera_aceprensa

Reciba semanalmente por correo electrónico nuestros titulares