Obispos de México y EE.UU. solicitan la reforma de las políticas migratorias de sus países

Share on twitter
Share on facebook
Share on linkedin
Share on email
Share on print
Share on twitter
Share on facebook
Share on linkedin
Share on whatsapp
Share on email
Duración lectura: 4m. 42s.

Los últimos datos del censo estadounidense revelan que los hispanos se han convertido en la primera minoría del país (ver servicio 20/03). Una circunstancia oportuna para publicar la Carta pastoral sobre migración Ya no somos extranjeros / Strangers No Longer, de 23 de enero, firmada conjuntamente por los obispos de EE.UU. y México.

En EE.UU. viven alrededor de 10,5 millones de mexicanos: 5,5 millones legalmente y el resto como indocumentados. Y cada año, alrededor de 150.000 inmigrantes mexicanos entran en EE.UU. sin autorización. Los presidentes Bush y Fox tenían prevista una reunión en 2001 para buscar salidas a la inmigración ilegal; sin embargo, tras los atentados del 11 de septiembre, la preocupación por la seguridad ha llevado a acentuar los controles de fronteras, y el gobierno estadounidense no ha vuelto a mover pieza.

Los obispos han preparado la Carta durante dos años, entrevistando a emigrantes, funcionarios, autoridades, párrocos, etc., tanto en México como en EE.UU.

Los inmigrantes que trabajan en EE.UU. envían a sus familiares entre 8.000 y 10.000 millones de dólares anuales, lo que representa una de las fuentes principales de ingresos en México, tras el petróleo y el turismo. Las empresas de envíos de dinero cobran tarifas muy elevadas (hasta un 20%); por eso la Carta sugiere que se diseñen formas de envío más eficientes; que estas empresas destinen parte de sus beneficios a apoyar proyectos de desarrollo en México (carreteras, alcantarillado, clínicas, etc.); y que los gobiernos lleguen a acuerdos con ellas para completar los fondos de los proyectos.

Uno de los mayores problemas es la reunificación familiar de los inmigrantes, por la dificultad y lentitud para obtener visados en EE.UU. “Por ejemplo, el cónyuge o hijo menor de un residente permanente mexicano puede llegar a esperar hasta ocho años para obtener la visa correspondiente, a fin de reunirse en EE.UU. con sus seres queridos”. Así que la alternativa es emigrar a EE.UU. sin los documentos necesarios o esperar dentro del sistema y enfrentarse a la separación por un tiempo indefinido. Los obispos recomiendan reformar este sistema porque además de ser “inaceptable para la reunificación legal de marido y mujer, y padres e hijos”, fomenta la inmigración clandestina.

Lo ideal sería iniciar un amplio programa de legalización, pues beneficiaría a los trabajadores y a sus familias, mantendría el flujo de envíos de dinero y facilitaría los viajes seguros y legales, además de ser ventajoso para la economía estadounidense (ver servicio 145/02). También convendría ampliar el número de visados permanentes y temporales que permitan entrar en Estados Unidos como residentes legales. La Carta sugiere que se consideren estos permisos teniendo en cuenta los lazos familiares y los antecedentes laborales del solicitante en EE.UU.

Respecto a los problemas de seguridad, los obispos reconocen el derecho de cualquier país a “interceptar a los migrantes indocumentados que intenten transitar o cruzar por sus territorios”, pero critican cómo se ejecuta en ambos países.

Según la Carta, “es alarmante que con frecuencia las autoridades de ambos países traten a los migrantes como criminales. Hay reportes de los abusos por parte de agentes de la Patrulla Fronteriza de EE.UU. y autoridades mexicanas, que incluyen el uso excesivo de la fuerza y la práctica de esposar las muñecas y tobillos de los migrantes”. Los menores no se libran de este trato. “Los niños mexicanos y de otros países de Centroamérica interceptados a lo largo de la frontera, en ocasiones quedan detenidos durante varios días”, sin la posibilidad de consultar a un abogado, pariente o tutor, o solicitar asilo.

La Carta deja en evidencia el fracaso de la estrategia de control fronterizo iniciada a comienzos de los noventa, ya que el número de indocumentados en EE.UU. ha pasado de 4 millones en 1994 a más de 8 millones en 2000. Las iniciativas de bloqueo en pasos fronterizos (El Paso, San Diego, etc.) solo han conseguido alejar a los inmigrantes de los puntos de mayor control, en muchos casos a costa de la vida: desde 1998 han muerto más de 2.000 inmigrantes intentando cruzar la frontera.

Quienes quieren llegar a EE.UU., procedentes de otros países, a través de México se ven obligados a sobornar a las autoridades mexicanas para continuar su camino, evitar las zonas urbanas (con el peligro de ser asaltados) o pagar elevadas sumas a “coyotes” -que en ocasiones se convierten en secuestradores- para cruzar el territorio. Los obispos recomiendan que sean las autoridades federales quienes ejecuten las leyes migratorias, y no policías municipales o militares, desconocedores de la materia.

La vía del asilo también es complicada. En los últimos años han aumentado las personas que recorren Centroamérica y México procedentes de China, India, Irán e Irak, para pedir asilo en EE.UU. Según la Carta, muchos son deportados a sus países de origen, sin evaluación alguna de su caso particular. “De las más de 180.000 expulsiones que se llevaron a cabo en EE.UU. en 1999 y 2000, el 81% fueron de mexicanos. Más aún, las personas deportadas bajo estas condiciones quedan sujetas a ciertas leyes que les prohíben la entrada en EE.UU. hasta por veinte años”.

La recomendación en este caso es que “no debe tratarse a los migrantes indocumentados como criminales “y que deberá atenderse la solicitud de asilo de aquellos cuya condición de perseguidos se acredite.