Fronteras en la UE: qué prevé el acuerdo de Schengen

Share on twitter
Share on facebook
Share on linkedin
Share on email
Share on print
Share on twitter
Share on facebook
Share on linkedin
Share on whatsapp
Share on email

¿Qué es el “espacio Schengen”?

Schengenland o “espacio Schengen” es la denominación dada al territorio que abarcan los países de la Unión Europea que han firmado este tratado cuyos objetivos fundamentales son la supresión de sus fronteras internas, la armonización de sus normas de inmigración, la libre circulación de personas y el control de sus fronteras exteriores.

¿Cuándo comenzó a funcionar?

Los orígenes se remontan a1985, cuando cinco países miembros de la UE (Francia, Alemania, Bélgica, Luxemburgo y Holanda) firmaron el acuerdo en Schengen (Luxemburgo), por el que se suprimían las fronteras interiores entre ellos.

¿Qué países forman parte de Schengen?

Actualmente forman parte 22 de los 27 países de la Unión Europea. El Reino Unido e Irlanda han renunciado a adherirse. Tres países de la UE (Bulgaria, Rumania y Chipre) no reúnen todavía las condiciones para unirse al tratado, pero está previsto que su plena participación se consiga en los próximos años. En cambio, cuatro países exteriores a la UE (Liechenstein, Noruega, Islandia y Suiza) se han integrado en el espacio Schengen.

¿Qué medidas se aplican en los países que pertenecen a Schengen?

-La supresión de los controles de personas en las fronteras interiores, en particular las restricciones a la circulación en los pasos fronterizos de carretera en las fronteras interiores.

-La introducción y aplicación del régimen de Schengen en los aeropuertos y aeródromos.

-La realización de los controles en las fronteras exteriores y medidas destinadas a mejorar la seguridad de dichas fronteras.

-La política común en materia de visados.

-La lucha contra el tráfico ilícito de estupefacientes y sustancias psicotrópicas.

-La responsabilidad en materia de asilo.

-La ejecución de las solicitudes de asistencia judicial internacional, con una extradición acelerada y la creación de una base de datos común.

¿Cuál es la situación de Bulgaria y Rumania con respecto a Schengen?

Para entrar a formar parte de Schengen, los países que se incorporan a la UE deben garantizar el control de sus fronteras exteriores. A principios de mayo, la comisión de Libertades Civiles de la Eurocámara dictaminó que Bulgaria y Rumania cumplían las condiciones para entrar en el espacio sin fronteras Schengen.

Esta decisión enfrenta al Parlamento Europeo con Francia y Alemania, que ya han anunciado que bloquearán la entrada de los dos países en Schengen por considerar que no están suficientemente preparados para proteger las fronteras exteriores de la UE y combatir la corrupción.

El pasado verano, Francia expulsó a alrededor de 700 rumanos ocupantes de campamentos ilegales. Europa le reprochó la manera de hacerlo denunciando que las expulsiones no podían ser masivas sino que debían analizarse caso por caso.

¿Cuál es el origen de la reciente polémica sobre Schengen?

Con consecuencia de los conflictos ocurridos en los últimos meses en el norte de África, miles de inmigrantes africanos se han desplazado hasta Italia. En concreto, 30.000 tunecinos llegaron a la isla de Lampedusa, donde las autoridades italianas no pudieron retenerlos. Ante la difícil situación, el Gobierno italiano tomó la decisión unilateral de expedir a estos inmigrantes permisos de residencia temporales por seis meses, sabiendo que su pretensión era trasladarse a Francia.

Francia no tardó en reaccionar y el 17 de abril bloqueó el tráfico ferroviario procedente de Italia durante varias horas para evitar la entrada de inmigrantes aunque estuvieran en posesión de un permiso temporal de residencia. El argumento esgrimido por el Gobierno francés es que el artículo 25 de Schengen permite, por temor a disturbios de orden público, bloquear las fronteras de un país dentro del espacio que abarca el acuerdo.

La Comisión Europea dio la razón a Francia recordando a las autoridades italianas que la normativa de Schengen únicamente permite expedir permisos de residencia temporales si los titulares tienen un pasaporte válido y pueden justificar los recursos que necesitarán a lo largo de su estancia y para el regreso a su país de origen.

Finalmente, ambos países decidieron solicitar conjuntamente una revisión del Tratado de Schengen para ampliar los supuestos en los que se permitan recuperar los controles fronterizos entre los países que forman parte de este territorio.

¿Qué actitud ha tomado Dinamarca?

El Partido Popular Danés, tercera fuerza política del país, forzó al Gobierno a restaurar este mismo mes controles en sus fronteras con Alemania y Suecia, con la justificación de combatir la inmigración ilegal y la delincuencia organizada. La decisión danesa fue criticada por otros países del espacio Schengen, pero su decisión no ha sido cuestionada por la Comisión Europea. La mayoría de los Estado se ha mostrado favorables a revisar el sistema.

¿Cuál es el apartado del Tratado Schengen que se desea reformar?

La reforma del Tratado Schengen que han solicitado tanto Francia como Italia y otros países que se han unido a su petición se circunscribiría al artículo 2.2, que permite reinstaurar los controles fronterizos por razones de “orden público o seguridad nacional” y sólo por “un periodo limitado” de tiempo.

¿Cuándo se abordará esta reforma?

La reforma se abordará en la próxima reunión de ministros de Justicia e Interior de la UE. En cualquier caso, lo más probable es que se opte finalmente por modificar el reglamento y en ese caso la reforma deberá ser aprobada en la cumbre europea del 24 de junio en Bruselas y después del verano en el Parlamento Europeo.

¿Cuál es la posición de España con respecto a la posible reforma de Schengen?

España ha manifestado su posición contraria a la reforma por el temor a que algunos países tengan que luchar en solitario contra la inmigración ilegal. Si se dan, como han tenido lugar en otras épocas, desplazamientos masivos de inmigrantes africanos a tierras españolas, Francia podría echar el cierre en su frontera de los Pirineos y desentenderse el problema. En el caso de aprobarse la reforma, España quiere que se explicite la solidaridad con los países más expuestos al problema de la inmigración con medidas complementarias como el reforzamiento del Frontex, la agencia europea de fronteras, el apoyo en la devolución de los inmigrantes a sus países de origen y las ayudas económicas a los centros inmigrantes.

newsletter
cabecera_aceprensa

Reciba semanalmente por correo electrónico nuestros titulares