Entre los nacimientos de madre extranjera en España los más numerosos corresponden a latinoamericanas

Share on twitter
Share on facebook
Share on linkedin
Share on email
Share on print
Share on twitter
Share on facebook
Share on linkedin
Share on whatsapp
Share on email

Un indicador de la aportación de la inmigración al futuro demográfico español es que los nacimientos de madre extranjera eran el 10,4% del total en 2002. Los nacimientos más numerosos corresponden a madres latinoamericanas, y en el 44,4% de estos casos el padre es español.

El aumento del número total de nacimientos en España desde 2000 es debido íntegramente a las madres extranjeras. De los 416.518 nacidos en 2002, unos 373.000 correspondían a madres españolas (cifra prácticamente igual a la del año 2000) y 43.469 a madres extranjeras.

Según los datos recogidos en un estudio de Vicente Gozálvez, catedrático de la Universidad de Alicante, que publica Nueva Revista (marzo-abril 2004), entre los nacimientos de madres extranjeras, los más numerosos son los de madre latinoamericana (45,6% del total), seguidos de los de africana (26%), de europea (22,3%) y de asiática (5,8%). Hay que tener en cuenta que la proporción de mujeres entre los inmigrantes africanos no alcanza un tercio del total, mientras que entre los latinoamericanos las mujeres son un 57%.

Un dato significativo sobre la integración de las mujeres inmigrantes es la nacionalidad del padre de los nacidos de madre extranjera. En 2000, los padres de los nacidos de madre africana eran también africanos en el 80,4% de los casos, y entre los asiáticos se daba una proporción similar. En cambio, de los nacidos de madre latinoamericana el 47,1% tenían padre latinoamericano y un 44,4% padre español.

Otro dato que destaca Gozálvez sobre las mujeres inmigrantes es la más temprana maternidad: los nacidos de madres de hasta 24 años sumaban el 28% del total en el caso de las madres extranjeras, frente a un 12% entre las madres españolas. También es significativa la juventud de las mujeres inmigrantes procedentes de países en desarrollo: las africanas residentes en España tenían una media de edad de 26 años, frente a 33 años las latinoamericanas y 32 las asiáticas; en cambio, las procedentes de Europa alcanzaban una media de 44 años.

newsletter
cabecera_aceprensa

Reciba semanalmente por correo electrónico nuestros titulares