El gobierno británico recela de los “parientes pobres” de la UE

Share on twitter
Share on facebook
Share on linkedin
Share on email
Share on print
Share on twitter
Share on facebook
Share on linkedin
Share on whatsapp
Share on email
Duración lectura: 5m. 15s.
(Actualizado el 8-01-2014) El 1 de enero se acabó el plazo de las restricciones que impedían a rumanos y búlgaros trabajar con plenos derechos en nueve países de la Unión Europea, pese a ser ciudadanos comunitarios. Pero el gobierno de David Cameron ha reaccionado rápidamente dictando nuevas reglas para desalentar su llegada. También va a exigir que los ciudadanos de fuera de la Unión Europea empiecen a pagar por ciertos servicios sanitarios que hasta ahora eran gratis. Pocos días antes

Contenido Oculto

Suscríbete a Aceprensa o inicia sesión para continuar leyendo el artículo.

Acceder
Suscripción