EE.UU.: la crisis económica golpea a los hispanos

Share on twitter
Share on facebook
Share on linkedin
Share on email
Share on print
Share on twitter
Share on facebook
Share on linkedin
Share on whatsapp
Share on email
Duración lectura: 2m. 5s.

En los últimos años muchos emigrantes hispanos fueron a probar fortuna a Estados Unidos, y encontraron trabajo en el sector de servicios o en la construcción. Pero ahora, con la crisis económica, trabajar en ese país ya no es tan fácil. Por este motivo, muchos hispanos están empezando a descartar la posibilidad de cruzar la frontera hacia Estados Unidos.

Según un estudio del Pew Hispanic Center, la proporción de emigrantes hispanos que trabajan o que buscan empleo en Estados Unidos ha caído por primera vez desde 2003, pasando del 72,4% en 2007 al 71,3% en 2008. Para Rakesh Kochhar, autor del estudio, la caída es “pequeña pero significativa”, pues apunta a un cambio de tendencia.

El estudio muestra también que la tasa de paro de los inmigrantes hispanos fue del 7,9% durante los últimos meses de 2008 (hace un año era del 5,7%), frente al 6,1% de los nacionales. No está claro si los inmigrantes que pierden su empleo regresan a su país de origen o si permanecen a la espera de que surja algún trabajo temporal.

Lo que sí es patente es que el flujo de emigrantes hispanos a Estados Unidos ha caído en picado debido a la falta de trabajo. La semana pasada, el gobierno de México hizo público que el número de sus ciudadanos que se marchan fuera del país ha disminuido un 40% respecto a 2006.

Otra de las causas del descenso del flujo de inmigrantes es el recrudecimiento de la política contra la inmigración clandestina: según datos del Ministerio del Interior estadounidense, este año el número de detenciones en la frontera con México ha subido un 20%. También se han multiplicado las multas a los que contratan a inmigrantes sin papeles.

La crisis económica de Estados Unidos ha provocado también una caída de las remesas de los emigrantes hispanos. En los últimos años los fondos enviados estaban ascendiendo hasta que en 2007 cambió la tendencia; ese año las remesas descendieron hasta el nivel más bajo desde el año 2000, según el Banco Interamericano de Desarrollo.

La caída de las remesas se ha notado especialmente en el sur de Florida, donde muchos emigrantes trabajan en el sector de la construcción. En lo que va de año, se han perdido más de 30.000 puestos de trabajo y se espera que la cifra crezca aún más en los próximos meses.