Disminuye en el último trienio el número de refugiados en la UE

Share on twitter
Share on facebook
Share on linkedin
Share on email
Share on print
Share on twitter
Share on facebook
Share on linkedin
Share on whatsapp
Share on email
Duración lectura: 1m. 48s.

Hace tres años la Unión Europea armonizó las diversas políticas sobre refugiados de sus países miembros, con lo que empezaron a disminuir las demandas de asilo. Y sólo una décima parte se resuelven positivamente. No obstante, las solicitudes del año pasado triplican las presentadas en 1984.

Aunque la media es que en la UE sólo una de cada diez personas que pide asilo logra su objetivo, no vigen las mismas trabas en todos los países. Por ejemplo, Bélgica dio asilo en 1994 al 31% de las 4.800 peticiones que recibió, mientras que Alemania -país de la UE con más inmigrantes- aceptó al 8%, Gran Bretaña al 4%, y Francia al 16%, según datos del Alto Comisionado de las Naciones Unidas para los Refugiados (ACNUR). En cifras absolutas y en el conjunto de Europa occidental, las demandas de asilo aumentaron entre los años 1984 y 1992 (de 89.000 a 687.000); pero en los tres últimos años (1992-1995) están disminuyendo, hasta las 300.000 solicitudes del año pasado.

El descenso se debe en parte a la llamada armonización del término de “refugiado” en la UE, muy criticada por el ACNUR. La UE considera como refugiada a la persona “perseguida” por un Estado, su ejército o su policía, mientras que no concede fácilmente esa cualidad a las personas que son blanco de grupos armados descontrolados o de fuerzas de oposición de gobiernos casi inexistentes. En cambio, el Alto Comisionado de las Naciones Unidas sostiene que, para conceder a una persona el carácter de “refugiado”, conviene valorar si el Estado de donde emigra tiene o no capacidad de protegerle.

El pasado noviembre los ministros de Justicia e Interior de la UE acordaron que, en caso de persecución política, los demandantes deberían demostrar que su Estado conocía sus opiniones políticas y que había riesgo de persecución (ver servicio 157/95).

Pero la decisión que ha afectado más al flujo de inmigrantes en Europa se adoptó en 1992. Ese año la UE acordó no tramitar ninguna demanda de asilo de quienes hubiesen pasado antes por otro país considerado “seguro”.

newsletter
cabecera_aceprensa

Reciba semanalmente por correo electrónico nuestros titulares