Continúan llegando inmigrantes ilegales a Estados Unidos

Share on twitter
Share on facebook
Share on linkedin
Share on email
Share on print
Share on twitter
Share on facebook
Share on linkedin
Share on whatsapp
Share on email

Las dificultades del presidente Bill Clinton para nombrar su Fiscal General pueden al fin haber quedado resueltas. Pero el caso de la niñera ilegal de Zoë Baird es sólo la punta del iceberg. En tres millones y medio se cifra el número actual de inmigrantes ilegales en los Estados Unidos, en un país de 248 millones de habitantes. A partir de ahora van a ser observados con lupa los descargadores de fruta, empleadas del hogar, niñeras, lavanderos, etc., que trabajan ilegalmente en el país.

Un informe publicado por la Commission on Agricultural Workers (CAW) aporta nuevos datos que confirman el fracaso de la Inmigration Reform and Control Act (IRCA) de 1986, con que se pretendía controlar el flujo anual de inmigrantes ilegales. Entre 300.000 y 500.000 pueden estar cruzando anualmente la frontera estadounidense. De éstos se calcula que la mitad se establecen en California, mientras que un 35% se reparten entre Illinois, Nueva York, Tejas y Florida. El estudio concluye que “la mano de obra hoy en muchas partes del país incluye proporciones de trabajadores ilegales comparables a las de hace una década”.

Entre las medidas para controlar la inmigración propuestas por la CAW se encuentran una vigilancia más severa de las fronteras, sanciones más fuertes para quienes contraten trabajadores ilegales, y sistemas de control de los documentos de identidad. Efectivamente, la IRCA, que ha aumentado la documentación que se exige a los inmigrantes, ha llevado al desarrollo de un mercado negro que falsifica todo tipo de papeles. La variedad de documentos -17 en la actualidad- válidos para acreditar la ciudadanía, ha facilitado el fraude. Cartillas de la Seguridad Social, certificados de nacimiento, etc., pueden ser adquiridos por el módico precio de cien dólares.

La ley de inmigración actualmente en vigor permite la entrada de 700.000 personas al año.

Los inmigrantes de Haití fueron noticia en la campaña electoral de Clinton, por la promesa de permitir su entrada en el país. Pero una vez alcanzada la presidencia, Clinton no ha cumplido tal promesa. Mientras, el grupo de inmigrantes mexicanos sigue siendo el más numeroso. La gran longitud de la frontera y la diferencia de sueldos a un lado y a otro de la misma son un fuerte estímulo para emigrar; aunque se espera que el nuevo tratado comercial norteamericano corrija esta tendencia. Los mexicanos son ya el séptimo grupo étnico más numeroso de Estados Unidos, y suman hoy unos 11 millones, cuatro millones más que en 1980.

newsletter
cabecera_aceprensa

Reciba semanalmente por correo electrónico nuestros titulares