Aumenta la inmigración de trabajadores cualificados en la OCDE

Share on twitter
Share on facebook
Share on linkedin
Share on email
Share on print
Share on twitter
Share on facebook
Share on linkedin
Share on whatsapp
Share on email

En la última edición del informe anual sobre Tendencias de las migraciones internacionales, la OCDE destaca que, tras los atentados del 11 de septiembre, muchas de esas tendencias pueden empezar a cambiar.

En primer lugar, parece que la inmigración ilegal lo tendrá más difícil, a causa de las medidas más estrictas de seguridad que están aplicando en sus fronteras los países de la OCDE. Al mismo tiempo, la recesión económica hará que las posibilidades de encontrar trabajo sean más reducidas, lo que dificultará la obtención de empleo a los inmigrantes en situaciones irregulares.

Entre los grupos de inmigración que han aumentado mucho están los trabajadores cualificados y de alta cualificación. En Europa se les han ampliado los permisos de trabajo de uno a cinco años, al mismo tiempo que se prevé la posibilidad de renovarlos. En países tan reacios a la inmigración temporal como Canadá o Australia, se ha comenzado a aceptar a trabajadores no permanentes.

Para entender estos últimos datos, además del crecimiento económico general, hay que tener en cuenta las grandes necesidades de mano de obra en el sector de las tecnologías de la información, que ascienden -según los datos de la OCDE en el año 2000- a 850.000 en Estados Unidos y casi dos millones en Europa. Es una necesidad que crece en los países occidentales (ver servicio 76/00).

El informe resalta también el crecimiento de la emigración femenina. La causa principal sigue siendo la reunificación familiar. Sin embargo, también se han incrementado el número de las que emigran por trabajo y el de refugiadas. El aumento de inmigración femenina más llamativo ha tenido lugar en Portugal, donde ha llegado al 4,3% anual.

La movilidad estudiantil ha experimentado un rápido crecimiento. El informe insiste en la conveniencia de mejorar los trámites de convalidación de estudios, y de simplificar los permisos de residencia para estudiantes. También considera peligroso el fenómeno de la fuga de cerebros, por lo que recomienda la adopción de medidas como la concesión de becas que impongan la condición de retornar al país de origen al terminar los estudios.

Otra tendencia consolidada es la configuración de algunos países como los destinos principales de flujos de otros países concretos. Es el caso de Estados Unidos con México, o de Italia con Albania. Algo similar sucede con los refugiados. Así, Suecia es el receptor principal de refugiados iraquíes.

Al mismo tiempo se han inaugurado nuevas corrientes de migración: desde China e India hacia Australia, Canadá y los Estados Unidos; o desde Estados Unidos a Francia, Holanda, Bélgica y Gran Bretaña.

El informe recoge otro dato relevante: el aumento de residentes nacidos en el extranjero a lo largo de los últimos años en todos los países de la OCDE, con las solas excepciones de Bélgica, Francia, Suecia y los Países Bajos. Es en el sur de Europa donde el número de residentes inmigrados se ha incrementado más. También decrece la proporción de europeos en Estados Unidos, en favor de inmigrantes de países en vías de desarrollo.

En un panorama sin grandes sobresaltos, los efectos del 11 de septiembre pueden romper con muchos hábitos, e incidir decisivamente en los flujos migratorios, especialmente en Estados Unidos.

newsletter
cabecera_aceprensa

Reciba semanalmente por correo electrónico nuestros titulares