Mano dura en Gran Bretaña con los comportamientos antisociales

Share on twitter
Share on facebook
Share on linkedin
Share on email
Share on print
Share on twitter
Share on facebook
Share on linkedin
Share on whatsapp
Share on email

Mano dura con las conductas incívicas, extendidas sobre todo entre jóvenes, es la consigna del gobierno de Tony Blair desde hace años. En 1998 la Crime and Disorder Act recogía las sanciones contra las conductas antisociales o vandálicas en Gran Bretaña. Desde esa fecha en Inglaterra y Gales se podía castigar a todo mayor de 10 años que realizara alguna conducta de este tipo. En Escocia la edad legal punible que se estableció fue la de 16 años.

A finales de 2003, el parlamento británico aprobó la Antisocial Behaviour Act (1). Entre los comportamientos antisociales que pretende evitar se encuentran la venta de aerosoles a menores de 16 años o su uso para “decorar” las calles, dar un arma de aire comprimido a un menor de 14 años, o incluso llevarla en un lugar público, ya sea auténtica o una imitación.

La ley también sanciona como conductas antisociales los ruidos nocturnos, la colocación de publicidad contraviniendo la regulación vigente, o algunas relacionadas con la posesión y uso de fuegos artificiales. La norma establece que ningún menor de 18 años, y salvo contadas ocasiones, pueda llevar este tipo de material en lugares públicos. También señala que su transporte y utilización requiere licencia.

Para poner coto a los desórdenes y molestias causadas por grupos de gamberros, el condado de Nottinghamshire -un millón de habitantes- ha sido el primero del país en instaurar el toque de queda y las denominadas zonas de dispersión. El toque de queda se aplica en determinadas áreas del condado a los menores de 16 años entre las 9 de la noche y las 6 de la mañana.

La policía llevará a casa a los menores que encuentre allí. Además, cuando la policía considere que unos jóvenes están causando problemas o molestando, tendrá poderes para obligarles a abandonar la zona y no volver en 24 horas, o, si viven allí, hacer que se dispersen. Aquel que no haga caso podrá ser arrestado, y sufrirá una sanción que puede llegar a una multa de hasta 2.500 libras o tres meses de cárcel.

Francia: Iniciativas para reforzar lazos en el vecindario

Un problema habitual en las ciudades es el anonimato y el desconocimiento incluso entre vecinos del mismo inmueble. Sin embargo, el deseo de estrechar lazos está más generalizado de lo que se cree, y se pone de manifiesto cuando alguien toma la iniciativa. En Francia, una idea de este tipo es la de “Inmuebles en fiesta”, que el pasado 25 de mayo celebró su quinta edición. Impulsada por Atanase Périfan, jefe de una empresa de informática, es ya compartida por doscientos municipios y bloques de viviendas sociales, y también se ha extendido a otros países europeos.

Se trata de algo tan elemental como celebrar una fiesta en el vecindario. El objetivo es desarrollar el sentimiento de pertenecer al mismo barrio, conocerse, hablar y reforzar la solidaridad entre vecinos, “indispensable complemento de la solidaridad familiar y de la institucional”, dice Périfan (Le Monde, 26-V-2004). Los promotores pretenden que esta fiesta anual sea la chispa que haga cambiar el modo de ver al vecino y sea el principio de una relación más cordial a lo largo de todo el año.

Otra forma de sociabilidad son las comidas de barrio (ver servicio 8/00), en la que cada vecino aporta los platos que ha preparado para los demás, lo cual es ya una forma de presentarse. Desde principios de los años noventa hay iniciativas de este tipo. Es bueno contar con un patio amplio o con una zona al abrigo de la calle.

Estas comidas son distintas de las que a veces se organizan entre colegas o una comunidad ya existente. Claude Sicre, músico que organiza una comida de este estilo en un barrio popular de Toulouse, explica: “Son el preludio de otras acciones colectivas, independientemente de toda estructura estatal, de toda consigna institucional: lucha contra el aislamiento, intercambio entre las generaciones, las comunidades, las personas de orígenes sociales, políticos y culturales diferentes”. La edición de este año tuvo lugar el pasado 4 de junio, pero son comidas que pueden celebrarse con más frecuencia.

(1) Texto completo en www.legislation.hmso.gov.uk/acts/acts2003/20030038.htm.

newsletter
cabecera_aceprensa

Reciba semanalmente por correo electrónico nuestros titulares