Libertad sexual de sentido único

Share on twitter
Share on facebook
Share on linkedin
Share on email
Share on print
Share on twitter
Share on facebook
Share on linkedin
Share on whatsapp
Share on email
Duración lectura: 1m. 13s.

El gobierno de Cataluña quiere investigar una clínica de Barcelona por ofrecer terapia a homosexuales que quieren dejar de serlo (cfr. artículo relacionado). El político catalán Josep Antoni Duran i Lleida, portavoz del grupo parlamentario de Convergència i Unió en el Congreso de los Diputados, comenta en su blog la paradoja que implica esa decisión.

“Nunca he dicho que la homosexualidad sea una enfermedad -dice Duran i Lleida-, pero me sorprende que cuando una persona, casada durante años y con hijos, llega a la conclusión de que en realidad es homosexual, quiere afirmarse en esta tendencia y considera que para ello necesita ayuda, se accede a su petición y se celebra que ‘salga del armario’. Pero en el caso inverso, si esa persona acude voluntariamente a pedir asistencia médica, no puede hacerlo, y en cambio, la Generalitat pretende que vaya al psiquiatra”.

Tal actitud supone que “la especie humana tiene un estado normal, que es la homosexualidad, que nadie puede negarse a avanzar por este camino”; en cambio, no está previsto que alguien quiera alcanzar la heterosexualidad.

Ahí ve Duran i Lleida la “contradicción radical”: consiste en que “la ideología de género afirme que el sexo es una opción mudable, aun transitoria, y que lo importante es el género, y que este principio no se aplique cuando es un homosexual quien desea hacer el tránsito a la heterosexualidad”.