La pena de muerte se aplica cada vez más

Share on twitter
Share on facebook
Share on linkedin
Share on email
Share on print
Share on twitter
Share on facebook
Share on linkedin
Share on whatsapp
Share on email
Duración lectura: -1m.

Estados Unidos

Mientras el Congreso estadounidense debate medidas más duras contra la criminalidad, que incluyen ampliar la aplicación de la pena de muerte, el número de ejecutados aumenta continuamente. De 14 en 1991 se ha pasado a 38 en 1993. Actualmente hay más de 2.000 condenados a muerte en el país, de los que el 40% son negros. Abolida de hecho en 1972 por una sentencia del Tribunal Supremo que exigía mayores garantías, la pena capital fue restablecida en sus anteriores condiciones cuatro años más tarde por el mismo Tribunal. Después, otras sentencias del Supremo redujeron las posibilidades de apelación por parte de los convictos. Hace pocas semanas, el juez del Tribunal Supremo Harry Blackmun -ponente de la sentencia del aborto de 1973-, que acaba de anunciar su próxima dimisión, se manifestó públicamente en contra de la pena de muerte. Pero la tendencia general es la contraria. Según las encuestas, el 75% de los norteamericanos son partidarios de este castigo, y algunos de los Estados que no lo admiten prevén restaurarlo.

newsletter
cabecera_aceprensa

Reciba semanalmente por correo electrónico nuestros titulares