La píldora del día siguiente y los embarazos de adolescentes

Share on twitter
Share on facebook
Share on linkedin
Share on email
Share on print
Share on twitter
Share on facebook
Share on linkedin
Share on whatsapp
Share on email
Duración lectura: 1m. 19s.

En Estados Unidos se producen alrededor de 3,5 millones de embarazos no deseados al año, de los cuales un tercio aproximadamente se da en adolescentes, por lo que determinados grupos recomiendan la píldora del día siguiente para tratar de reducir este número. En relación con ello, existe un interesante debate social sobre el efecto que tendría en la incidencia de embarazos el método utilizado para distribuir entre las mujeres la píldora del día siguiente.

En un reciente e interesante artículo (JAMA, 293; 98, 2005) se realiza una valoración técnicamente bien diseñada sobre tres posibles formas de adquisición de la píldora: a) libre acceso en la farmacia sin necesidad de receta; b) proporcionar la píldora antes del momento del uso, y c) distribución en clínicas y hospitales. Este último grupo se toma como control.

Tras valorar los resultados, en un estudio que incluye a 2.117 mujeres de 15 a 24 años, realizado en California, se comprueba que el 8% de las participantes quedan embarazadas y el 12% contraen enfermedades de transmisión sexual.

Cuando se compara el grupo al que se le proporciona la píldora del día siguiente tras acudir a una clínica u hospital (grupo de control), con los otros dos, se comprueba que no hay diferencias significativas en la reducción del índice de embarazos o contagio de enfermedades de transmisión sexual. Es decir, no parece que el utilizar uno u otro método para suministrar la píldora influya en aumentar o disminuir el número de embarazos no deseados.