Kuwait: las mujeres quieren votar

Share on twitter
Share on facebook
Share on linkedin
Share on email
Share on print
Share on twitter
Share on facebook
Share on linkedin
Share on whatsapp
Share on email

En las semanas previas a las elecciones legislativas del 7 de octubre en Kuwait, se han celebrado manifestaciones de mujeres que reivindican su derecho al voto. Las autoridades lo habían prometido durante la invasión iraquí (1990-91). Y en la campaña electoral de 1992, muchos candidatos al Parlamento habían asegurado que harían efectivo ese derecho; pero apenas se celebraron los comicios, las promesas cayeron en saco roto.

Para presionar nuevamente a los diputados, el pasado 29 de septiembre varios grupos de mujeres convocaron una huelga que, por su seguimiento, ha puesto de manifiesto el peso laboral de las mujeres (el 31% de la población activa). También se ha repetido la entrada de mujeres en las diwaniyas -reuniones festivo-políticas a las que sólo asisten hombres- para animarles a votar a los candidatos favorables al sufragio femenino.

En privado, muchos diputados están dispuestos a dar a las mujeres la posibilidad de votar, pero son más reacios a manifestarlo en público o a defenderlo en el Parlamento. Esto se debe en parte a que las propias mujeres no son unánimes. Por ejemplo, las mujeres beduinas -que constituyen casi la mitad de la población femenina y son mucho más dependientes del marido- se mantienen mayoritariamente al margen del debate.

Posiblemente las mujeres ya no podrán votar ni ser elegidas diputadas antes del año 2000. Sin embargo, en Kuwait las mujeres participan en la vida pública más que en bastantes otros países árabes. No existe discriminación laboral: trabajan en la banca, en la industria petrolífera y en la universidad. Pero, como sucede en muchos países en que el islam es la religión del Estado, la poligamia es legal y, en caso de divorcio, las mujeres están en inferioridad de condiciones respecto a la herencia y a la custodia de los hijos.

newsletter
cabecera_aceprensa

Reciba semanalmente por correo electrónico nuestros titulares