África: los “sugar daddies”, nuevo objetivo en la lucha contra el sida

Share on twitter
Share on facebook
Share on linkedin
Share on email
Share on print
Share on twitter
Share on facebook
Share on linkedin
Share on whatsapp
Share on email

La elevada tasa de infección por el VIH entre las adolescentes del África subsahariana -muy superior a la de los chicos- ha hecho saltar las alarmas. Según algunos expertos, gran parte de los contagios del virus del sida entre las jóvenes se deben a la actividad de los “sugar daddies”: hombres que ofrecen regalos o dinero a cambio de favores sexuales.

Uganda es el país donde los cambios de comportamiento han conseguido rebajar más la tasa de contagio (ver Aceprensa 101/05). Sin embargo, todavía el 10,3% de las jóvenes de 15 a 25 años están infectadas por el VIH; en el caso de los chicos la cifra desciende al 2,8%. Para resolver esta situación, el gobierno ugandés ha lanzado una nueva campaña con un objetivo muy concreto: alentar a las adolescentes a decir no a las proposiciones sexuales de los adultos. Como primera medida, en las escuelas se han colgado carteles en los que aparece un personaje siniestro ofreciendo caramelos a una chica; junto a la foto hay un letrero que advierte: “Beware of Sugar Daddies!”. Además, relevantes cargos del gobierno han mostrado su apoyo a algunas instituciones que ya trabajan en esta línea.

Una de ellas es Population Services International, con sede en Washington, que ha puesto en marcha en Uganda un programa piloto destinado a chicas adolescentes.

El programa comienza con una sesión en la que se explica a las chicas que ceder a las proposiciones sexuales a cambio de regalos -un teléfono móvil, vestidos o cosméticos- no sólo es degradante, sino también muy arriesgado. Además, les animan a fijarse metas a largo plazo en lugar de contentarse con satisfacciones fugaces. En las sesiones siguientes, las chicas aprenden cosas más concretas (efectos de los anti-retrovirales, cómo hacer para prevenir la transmisión del virus de la madre al hijo…) y entablan amistad con otras jóvenes que les animan a ser continentes hasta el matrimonio.

El programa, conocido allí como los “Go-Getters Clubs” (clubs para gente ambiciosa) -en contraposición al “Go ahead”, invitación típica de los “sugar daddies”-, funciona ya en tres universidades ugandesas; las sesiones suelen ser impartidas por gente de empresa o por voluntarios de instituciones religiosas. Además, desde diciembre, también colabora estrechamente Janet Museveni, esposa del presidente de Uganda (ver Aceprensa 115/05).

Frente a los programas de prevención que tradicionalmente han insistido solo en el uso del preservativo, cada vez más países están haciendo campañas a favor del retraso de las relaciones sexuales de los jóvenes y en proteger a las chicas contra los que compran favores sexuales.

En Camerún, por ejemplo, la Cameroon Association for Social Marketing -un grupo de activistas dedicado a promover la defensa de valores sociales- organizó el pasado julio un congreso donde se presentaba de manera oficial la campaña “Cross Generation Sex”, dirigida a prevenir el sida entre las adolescentes. Uno de los participantes más aplaudidos en el congreso fue el reverendo Humphrey Tatah Mbuy, que animó a las jóvenes a no ceder a las proposiciones sexuales. “El mejor amigo -dijo- no es el que te lleva a la cama, sino el que se preocupa por tu educación, tu profesión y tantas otras cosas”. Por su parte, Joseph Vukugah Nyincho, director de comunicación de Provincial Technical Group, criticó la “cultura del silencio” que se ha impuesto en algunos hogares donde los padres conocen las relación de sus hijas con los “sugar daddies”. Además, concluyó que la mejor opción para evitar el contagio es la continencia hasta el matrimonio.

Según “Christian Science Monitor” (25-11-2005), también en Ghana está creciendo la sensibilidad social hacia el fenómeno de los “sugar daddies”. Así, por ejemplo, los pastores de las distintas iglesias han empezado a tratar el tema en sus sermones. Por su parte, la directora del Instituto de la Mujer, la Religión y la Cultura en Ghana, Mercy Amba Oduyoye, propuso en 2004 reclutar a hombres de prestigio de toda el África subsahariana, para que ayuden a difundir el mensaje de que aprovecharse de las jóvenes es inmoral.

newsletter
cabecera_aceprensa

Reciba semanalmente por correo electrónico nuestros titulares