Francia: anulada la orden que permitía facilitar la “píldora del día siguiente” en los colegios

Share on twitter
Share on facebook
Share on linkedin
Share on email
Share on print
Share on twitter
Share on facebook
Share on linkedin
Share on whatsapp
Share on email

La “píldora del día siguiente” no se podrá distribuir en las escuelas secundarias francesas. El Consejo de Estado francés ha estimado el recurso de diez asociaciones familiares contra la orden ministerial de diciembre pasado que autorizaba a las enfermeras de los liceos a proporcionar “contracepción de emergencia” a las alumnas sin conocimiento de los padres (ver servicio 177/99).

La “píldora del día siguiente” es un gestágeno que, tomado después de una relación sexual, impide la implantación del óvulo fecundado: tiene, por tanto, efecto abortivo. Solo se diferencia de los anticonceptivos en que su uso supone la toma de una dosis concentrada muy alta de gestágeno (ver servicio 107/99).

Con el fin declarado de prevenir abortos de menores, el Ministerio de Educación francés permitió a las enfermeras de los liceos dar gratis la píldora a las alumnas que “razonadamente” la solicitasen, si juzgaban que el caso era urgente y no consideraban oportuno acudir a los padres. Las asociaciones familiares protestaron, y diez de ellas presentaron un recurso al Consejo de Estado en abril. La medida tampoco fue del agrado de todo el gremio de enfermería: no pocas profesionales consideraban que con ella se les imponía responsabilidades que no les competían.

La orden del Ministerio suponía una excepción a la ley sobre regulación de la natalidad, de 1967, que exige prescripción médica para dispensar anticonceptivos hormonales. El Ministerio estableció la excepción basándose en una directiva europea de 1992. Con el mismo fundamento, unos meses antes el gobierno había autorizado la venta en farmacias de la “píldora del día siguiente” sin necesidad de receta.

Pero el Consejo de Estado ha dictaminado que la directiva, si bien permite excepciones a la ley de 1967, no las impone. Por tanto, concluye, las disposiciones de esa ley siguen en vigor, y la orden recurrida es nula. La “píldora del día siguiente”, pues, solo se puede dispensar en farmacias y con prescripción médica.

En cambio, la sentencia del Consejo de Estado no se pronuncia sobre los otros argumentos del recurso. Tampoco cuestiona los motivos de fondo de la orden.

Tras la sentencia, el gobierno ha anunciado que propondrá al Parlamento una reforma de la ley de 1967, a fin de asegurar “el acceso libre de todas las mujeres a la nueva contracepción de emergencia”.

newsletter
cabecera_aceprensa

Reciba semanalmente por correo electrónico nuestros titulares