Los norteamericanos vistos desde fuera tras el 11 de septiembre

Share on twitter
Share on facebook
Share on linkedin
Share on email
Share on print
Share on twitter
Share on facebook
Share on linkedin
Share on whatsapp
Share on email

El International Herald Tribune (20-XII-2001) ha publicado los resultados de un sondeo de opinión sobre la situación creada tras los atentados del 11 de septiembre y las medidas adoptadas por EE.UU. La encuesta ha sido realizada por el periódico y por The Pew Research Center for the People and the Press, un centro de estudios de opinión dirigido por el que fuera presidente de Gallup, Andrew Kohut. 275 personas consideradas como líderes de opinión, con puestos relevantes en la política, los medios de comunicación, los negocios y la cultura, han respondido a un cuestionario de 24 preguntas. Del total de entrevistados, 40 son estadounidenses, y los restantes residen en 23 países de Europa, Asia, América del Sur y África.

La opinión de los encuestados no estadounidenses es ampliamente favorable a la actuación norteamericana contra el terrorismo. Este apoyo, sin embargo, no se extiende a posibles ataques, más allá de Afganistán, contra otros países que alojan a organizaciones terroristas. Desde fuera de los EE.UU. se percibe el modo de llevar la campaña como un ejemplo más de la tendencia norteamericana a actuar unilateralmente. El 60% de los encuestados no americanos piensa que EE.UU. está actuando principalmente en pos de sus propios intereses, mientras que el 70% de los encuestados americanos piensan que su país está teniendo en cuenta los intereses de sus aliados en la lucha antiterrorista. Dos de cada tres encuestados extranjeros lamentan los atentados, pero consideran bueno que los norteamericanos sepan ahora lo que es sentirse vulnerable.

El 73% de los no americanos responden que EE.UU. se excede en su apoyo a Israel, por un 35% de americanos que creen lo mismo. En este apartado sorprende el 82% de opiniones de encuestados asiáticos que avalan esta tesis.

Sobre la imagen de EE.UU. fuera de sus fronteras -cuestión planteada solo a los no americanos-, el 60% la considera más bien favorable y el 9%, muy favorable; es más bien desfavorable para el 24% y muy desfavorable para el 4%. Cuando la encuesta sondea los motivos de la falta de aprecio por los EE.UU., las razones más citadas son la contribución de las políticas norteamericanas al ensanchamiento de las diferencias entre ricos y pobres, y el resentimiento por el poder de EE.UU. en el mundo, ambas con un 52%. Para los encuestados americanos, las causas principales del espíritu anti-EE.UU. son el ya citado resentimiento (88%) y el apoyo de EE.UU. a Israel (70%). En cuanto a los motivos de simpatía por EE.UU., los norteamericanos mencionan mayoritariamente (52%) que su país está contribuyendo a la solución de los problemas del mundo, mientras que el resto no lo tiene tan claro (21%).

El 79% de los no americanos y el 78% de los estadounidenses piensan que tras los atentados se ha abierto un nuevo capítulo de la historia mundial. ¿Significa eso un “choque de civilizaciones” entre Occidente y el Islam? Así lo creen el 28% de los estadounidenses y el 27% de los demás. La mayoría, tanto en EE.UU. (52%) como fuera (59%) piensan que el conflicto es solo entre Occidente y Al Qaeda, la organización terrorista internacional de Osama Bin Laden.

newsletter
cabecera_aceprensa

Reciba semanalmente por correo electrónico nuestros titulares