El crecimiento del gasto militar en el mundo se aceleró en 2002

Share on twitter
Share on facebook
Share on linkedin
Share on email
Share on print
Share on twitter
Share on facebook
Share on linkedin
Share on whatsapp
Share on email
Duración lectura: 3m. 23s.

El gasto militar mundial bajó rápidamente después de la guerra fría, pero desde 1998 experimenta un repunte que se acentuó el año pasado. Gran parte del aumento en 2002 corresponde a Estados Unidos, que reaccionó así a los atentados del 11 de septiembre de 2001. Pero el SIPRI (Instituto Internacional de Estocolmo para la Investigación sobre la Paz), que elabora y analiza los últimos datos en su recién publicado anuario de 2003, señala que el 11-S no explica todo. La producción y el comercio internacional de armas, en los que Rusia está adquiriendo gran importancia, sigue una evolución independiente.

El año pasado, dice el SIPRI, los gastos militares consumieron el 2,5% del PIB mundial, frente al 2,3% en 2001. Casi tres cuartos del aumento registrado en 2002 se deben a Estados Unidos, que el año pasado subió un 10% su presupuesto de Defensa en respuesta al 11-S, y que además tiene previsto seguir subiéndolo hasta 2009. Estados Unidos sigue siendo el número uno en gastos militares, con el 43% del total mundial, más del doble que los cuatro siguientes juntos (Japón, Gran Bretaña, Francia y China). Estos cinco países hacen el 62% del gasto mundial.

Pero esa clasificación está hecha convirtiendo a dólares los gastos nacionales según las tasas de cambio en el mercado de divisas, lo que subestima fuertemente el gasto de los países en desarrollo. Si se usa la paridad de poder adquisitivo (PPP), más exacta, resultan notables cambios en la cabeza de la tabla. Estados Unidos permanece en primer lugar, pero los tres siguientes puestos pasan a China, India y Rusia, por este orden.

De hecho, el gasto militar chino y el ruso subieron más que el de Estados Unidos en 2002. Tanto el aumento de China (+18%) como el de Rusia (+12%) se deben a la modernización de que han realizado de sus ejércitos. Otra zona del mundo que destaca por la escalada de gastos militares es Asia meridional, a causa de la carrera nuclear entre India y Pakistán.

Tampoco en términos relativos Estados Unidos es el país con mayores gastos militares. La región del mundo que ocupa el primer puesto es el Oriente Próximo, con un 6,3% del PIB (datos de 2001). A continuación figuran América del norte (3%) y Europa central y del este (2,7%). Las demás regiones están por debajo de la media mundial: África con el 2,1%, Europa occidental con el 1,9% y Asia-Oceanía con el 1,6%.

Es notable la diferencia en cuanto a inversiones en armamento y equipos entre Estados Unidos y sus aliados europeos. De 2000 a 2002, el gasto estadounidense en material militar subió un 26% en términos reales, mientras el de los países de Europa occidental que son miembros de la OTAN bajó un 3%. Así, la desproporción de gastos a una y otra orilla del Atlántico alcanzó la ratio de 3 a 1 el año pasado. Esto contrasta con la idea aprobada por los dirigentes de la UE la semana pasada en el Consejo Europeo de Salónica. Se trata de que la UE se implique “en pie de igualdad” con Estados Unidos en la responsabilidad de prevenir y parar conflictos de repercusión mundial. Pero esto exigiría que los Estados miembros estuvieran dispuestos a aumentar su capacidad de intervención militar en el exterior y, por tanto, sus presupuestos de Defensa.

La producción y la exportación de armamento sigue una tendencia un poco distinta a la de los gastos militares. En el último quinquenio, Estados Unidos es el primer exportador mundial de armas (41% de las transacciones totales), y Rusia aparece a continuación (22%). Pero en 2001 y 2002 Rusia tomó la delantera. El cambio más notable en este capítulo es el de China, que ascendió al cuarto lugar en 2002, con el 5% de las transacciones, gracias sobre todo a la venta de aviones a Pakistán. Entre los principales compradores de armas aparecen este y otros países con intervención destacada en la guerra contra el terrorismo internacional.

newsletter
cabecera_aceprensa

Reciba semanalmente por correo electrónico nuestros titulares